Resumen del historial del Regimiento

 

NOTA: Todos los datos expuestos a continuación han sido extraidos del libro <<EL REGIMIENTO "NUMANCIA" EN LA HISTORIA DE ESPAÑA>>, cuyos autores son D. Eduardo Gavira y Pérez de Vargas y D. Santiago Marcos Rodríguez.

 

 

Dada la extensión de este apartado, te aconsejamos que lo guardes en el disco duro para leerlo posteriormente.

 

  

ÍNDICE

Prólogo

 

Antecedentes históricos

Nacimiento de "Numancia"

1800: Primera época Segunda época Siglo XX

 

Historiales recogidos

 

Si tienes interés también puedes descargarte el libro "El Regimiento Numancia por sus campañas" que fue presentado durante la celebración del IIIº Centenario. Si tan sólo deseas un resumen con los datos más destacados de la unidad, también puedes descargarte una breve reseña histórica.

 

PRÓLOGO

No era intención mía contribuir con mi pluma a esta obra, por considerarme militar contemporáneo, figura señera de la historia de "NUMANCIA", gracias al ejemplar concurso de unos mandos subordinados y soldados de excelsa calidad e inquebrantable espíritu. Permítaseme, en primer lugar, rendirles una vez más mi imperecedera gratitud y el más permanente recuerdo.

Ahora, delicada y elegantemente presionado por su actual Coronel Primer Jefe, me decido a prologar esta obra.

La Caballería de "NUMANCIA", plena de brillantes gestas, ha dejado sin duda profunda huella a lo largo de la narrativa militar, pretérita y contemporánea. ¿ No mereció en su día, por dos veces distantes entre sí, la atención del Académico, hoy en día Premio Nobel de Literatura, Don Camilo José Cela, al poner en buena prosa y poesía el hecho de la defensa de la posición de las Minas, a cargo del Sexto Escuadrón?.

El singular acontecimiento, en modo alguno fruto de méritos personales, de ser desde el año 1939 el único Laureado de San Fernando en vida de las tres épocas de la Academia General Militar y del Arma de Caballería me ha proporcionado no pocos contactos y colaboraciones en Actos castrenses, donde se ha puesto de relieve con toda unanimidad el excelente comportamiento de los jinetes de nuestros Regimientos, tanto en el pasado combatiendo a caballo o pié a tierra, como en la actualidad sobre nuestros vehículos acorazados. Entre las apreciaciones y comentarios de grandes y preclaros altos Jefes del Ejército me permito recoger uno que compendia lo que es, ha sido, y seguro estoy siempre será la Caballería de "NUMANCIA". Decía mi distinguido y ponderado interlocutor:

"Cuando mi Tabor de Regulares estaba diezmado en la posición y yo mal herido, llegó el refuerzo de la Caballería de "NUMANCIA" que, una vez dejado el ganado al mejor recaudo posible, venía a pié con su impedimenta; hombres con polainas o botas de montar, calzando espuelas y algunos Oficiales y Sargentos sable en mano alentando a sus hombres. Quedé en principio abrumado y algo desazonado, por lo que parecía tener de cómica la visión del refuerzo, dadas las circunstancias. Pero pronto quedamos sorprendidos; aquellos infantes ocasionales aguantaban, como si de contienda deportiva se tratara, en lo más violento del fragor del combate; el destello de los sables de sus Oficiales en un continuo alentar a la Tropa, me tenía perplejo. No pocas de sus vidas allí quedaron y con ellas la propia admiración y la de todos los que aún guarnecíamos la posición".

¡Bien! ese es el espíritu de los hombres de "NUMANCIA" que gracias a Dios perdura, como he podido comprobar recientemente con un cuadro con su escudo en que renace el Ave Fénix de sus cenizas y dedicado con el mejor título que pudiera serme concedido, ya en el implacable declinar de mi vida: "El Regimiento "NUMANCIA" a su Laureado". ¿Cabe más hidalguía, sencillez y elegancia?.

Y como cierre de este prólogo, justo es tener presente la memoria del Capitán D. Francisco Enríquez Botella, también Laureado del Regimiento. Sean para él, muerto heroicamente en combate, nuestras mejores oraciones.

A todos y cada uno de los que han contribuido a elaborar esta obra, mi más sincero agradecimiento y felicitación por su brillante trabajo.

 

ADOLFO ESTEBAN ASCENSIÓN

TENIENTE GENERAL DEL EJERCITO DE TIERRA

 

 

 

 

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Antes de comenzar a relatar la andadura del Regimiento a través del tiempo es necesario realizar una breve historia de la situación española en los años anteriores a la creación de la Unidad.

El 1 de Noviembre de 1700, fallece el Rey Carlos II y en España es proclamado Rey el Duque de Anjou, con el nombre de Felipe V, después de unos años de intrigas por la conquista del Trono, entrando en Madrid en Abril de 1701. Esta coronación dará lugar a la Guerra de Sucesión.

En 1702, Inglaterra, el Imperio y las Provincias Unidas declaran la Guerra a Francia y España; arrastradas por Guillermo de Orange se suman a la Guerra Dinamarca, Prusia y otros Estados Menores y, más tarde, lo harán Portugal y Saboya. Hasta 1704, la guerra se desarrolló en Europa con resultado adverso a las armas borbónicas. El 7 de Mayo el Archiduque Carlos se proclama en Lisboa Rey de España, con el nombre de Carlos III y la guerra toma así carácter civil.

La guerra se traslada rápidamente de Portugal a las costas catalanas, andaluzas y levantinas dando imagen de desorden ante toda Europa, siendo análoga la situación del Ejército. El Rey Felipe V se empieza a preocupar de él constantemente; había que adaptar las estructuras de los viejos Tercios a la altura de las exigencias de la nueva época.

A comienzos de este siglo, el Ejército estaba sumido en la abyección, la ineficacia y el descrédito por dos principales motivos; en primer lugar los criminales, maleantes, holgazanes, presidiarios y pobres llevados a la fuerza eran sus componentes y, en segundo lugar, la carencia de recursos económicos hacía que fuera inutilizable en empresas serias. Para intentar modificarlo, lo primero que se hizo fue ampliar sus efectivos con reclutamiento forzoso; un soldado de cada cien vecinos comprendidos entre los 18 y los 30 años, debían de servir en él por un período de tres años.

Ante la inexistencia de Oficiales y Academias Militares (ya que no se requerían conocimientos especiales para ejercer el oficio militar), se decreta lo siguiente:

- Los Coroneles serán nobles titulados.

- El resto de los Jefes, Caballeros hidalgos.

- Los Sargentos, entre los que destaquen de la Tropa.

- La tropa en turno de llamamiento forzoso.

Estas medidas aumentaron el número de efectivos y la eficacia del Ejército, pero la época requería de Ejércitos permanentes, numerosos y bien dotados. Se introdujo el sistema de "quintas": uno de cada cinco hombres útiles debía servir con las armas y se obligaba forzosamente a los vagabundos y "vagos" (ociosos sin oficio y sin rentas, como los definían en aquella época) a engrosar las filas de los Ejércitos.

No obstante, la resistencia demostrada por personas, pueblos y ciudades ante estas medidas, obligó a completar los cupos mediante compras, levas y otros procedimientos. También se recurrió a la contratación de mercenarios alemanes e italianos.

La reforma en la organización se realizó a partir del modelo francés, con la creación de Regimientos, la introducción del fusil con bayoneta y el desarrollo de la industria militar. Felipe V logró devolver a España el carácter de gran potencia que había perdido en el siglo anterior.

En 1701 comenzó el Rey la reestructuración de la Caballería, también sobre modelo francés, con unidades de caballos agrupadas en Regimientos. Preocupado por dotar a su Ejército de una mayor movilidad y suponiendo la importancia que la Caballería Mixta (denominados Dragones, y considerados arma mixta entre Caballería e Infantería, aunque existía una "Inspección de Caballería y Dragones") alcanzaría y los muchos laureles que había de recoger, puso especial cuidado en organizarla y aumentarla. Pronto se encuentra con las reticencias de sus consejeros pero, a pesar de ello, reorganiza y aumenta los Tercios de Flandes (Regimientos) que en 1703 se componen por Real Orden de tres Escuadrones cada uno, con cuatro Compañías (Secciones en la actualidad) de treinta y cinco caballos cada una, mandados cada Escuadrón por tres Oficiales (un Capitán, un Teniente y un Alférez), un Mariscal de Logis (Sargento), dos Brigadieres, un tambor, un pífano y veintiocho Dragones montados.

El Tercio lo mandaba un Maestre de Campo (Coronel), auxiliado por un Teniente Coronel, un Sargento Mayor, un Ayudante, un Capellán, un Cirujano, un Portaguión y un tambor maestro, encuadrados en la Plana Mayor.

Su puesto en campaña era a vanguardia de la Infantería, recibiendo de dotación arcabuces de marca vizcaina de 10 a 12 balas en libra con llave de chispa, sables con empuñaduras doradas y vainas de cuero guarnecidas del mismo metal, pistola en el arzón, bandoleras de ante con gancho para el arcabuz, cinturones también de ante con cacerina al costado, viricu para el sable y vaina para la bayoneta; más un frasco cebador pendiente de otra correa que había de ir terciada del hombro izquierdo al costado derecho.

Aumentadas las necesidades de la guerra adquirieron más importancia los cuerpos de Dragones por lo que en 1704 se modifica su orgánica y cada Regimiento pasa a tener doce compañías con veintiocho soldados montados por Compañía.

En estos tiempos difíciles para las arcas reales, la creación (con aprobación real) y sostenimiento de los Regimientos recaía en las personalidades de la época que lo deseaban y por ello llevaban sus nombres.

Mientras la situación política en España, en plena guerra de Sucesión, no ha variado. El 4 de Agosto de 1704 cae Gibraltar y en Julio de 1705, los ingleses, apoyados por tropas españolas "carlistas", ocupan Cataluña, el antiguo reino de Valencia (menos Alicante), sublevan Aragón y amenazan Madrid (que llegarían a ocupar por dos veces). En 1705, debido a las necesidades de fuerzas de combate, surgen los Regimientos de Dragones de Vallejo, Grafton y Ferrari.

Recibidos refuerzos de tropas francesas, el 27 de Octubre de 1706, Felipe V pasó a la ofensiva, consiguiendo recuperar Valencia, Zaragoza y Lérida.

Ésta era la situación en España cuando, a principios de 1707, un Duque de Osuna decide crear, para demostrar su apoyo al Rey, el Regimiento de Dragones de Osuna. El 1 de Abril de 1707, un Real Decreto de su Majestad el Rey Felipe V determina: "Que habiéndose servido el Duque de Osuna Excelentísimo Señor Don Francisco de Paula Téllez-Girón y Benavides con un Regimiento de Dragones que había formado a su costa en los lugares de Andalucía y nombrado Coronel a Don Diego González se le diese el despacho que le correspondía"; el mencionado Real Decreto forma parte de las acreditaciones y certificados de la Secretaría del Estado y del despacho del Ramo de la Guerra presentadas al Supremo Consejo de Guerra de 1 de Abril de 1707.

El 3 de Abril del mismo año se le entrega el expresado título al Coronel Don Diego González, practicándose lo mismo con los demás Oficiales de que se compuso el Cuerpo, ratificando así el nacimiento Oficial de Regimiento de Osuna (no se ha podido determinar con exactitud por discrepancias de fuentes consultadas si se llamó de Osuna o de González) dependiente de la Corona, quedando instalado y organizado en la ciudad andaluza del mismo nombre.

Se incorpora a las tropas de Andalucía bajo las órdenes superiores del Duque, que a la sazón ostentaba el cargo de Capitán General de Andalucía. Muy pronto el Regimiento había de recibir su bautismo de fuego. En 1708, por orden superior, se pone en marcha para reforzar el Ejército Español en Extremadura, en su guerra con Portugal, recibiendo en Octubre de este año la misión de ¡¡recoger ganado de territorio portugués!! (orden que causaría estupor en nuestros tiempos).

En Noviembre pasa con cuatro Batallones de Infantería a las órdenes del General D. Pedro Serrano, al sitio de las plazas de Moura y Serpa, alcanzando en la de Moura sus primeros laureles. "OSUNA" avanza sobre esa plaza, adelantándose 250 Dragones para reconocer una columna enemiga que venía a socorrer la guarnición; de ella se desprende un Regimiento de Caballería portuguesa al gran trote, y le espera a pie firme "OSUNA", trabándose un combate terrible al sable; pero viendo el enemigo muerto a su Coronel vuelve grupas y se retira, persiguiéndolo nuestros Dragones larga distancia a cuchilladas.

A principios de 1709, vuelve a concentrarse con el Ejército de Andalucía en Extremadura, donde forma Brigada con los Regimientos de Pavía y Grafton, con los cuales el 16 de Mayo de 1709 participa en la batalla de Gudiña, formando en el ala izquierda de la primera línea de combate. El resultado de esta batalla fue la derrota completa de la Caballería portuguesa, a quien puso en vergonzosa huida. Rápidamente se traslada al bloqueo de Olivenza (Campo de Telena) peleando "gloriosamente", según las crónicas, y mereciendo por su comportamiento en esta jornada los mayores elogios de todo el Ejército del que forma parte, testigo de su arrojo y bravura.

Para distender un poco al lector de los hechos cronológicos, le relatamos a continuación un hecho de astucia de un Oficial Superior de nuestro Regimiento por esta época: El 24 de Junio de 1709 el Teniente Coronel Groin, recibe instrucciones secretas del Marqués de Bay, General Jefe del Ejército. Obedeciendo éstas, toma cien Dragones del Regimiento, los disfraza con uniformes de la Caballería enemiga cogidos en el bloqueo de Olivenza y se pone en marcha a las once de la noche, para emboscarse entre las plazas de Campo-Mayor y Yelues. A las 8 de la mañana del día siguiente sigue de forma recta al Campamento enemigo, hasta llegar cerca de la guardia enemiga. Cuando llegó a las cercanías de la guardia, el enemigo envía un subalterno y cuatro caballos para reconocerle, pero Groin desempeña con tanto disimulo y acierto este acto, que cuando el piquete explorador lo advirtió, no tuvo más remedio que callar y rendirse; en este tiempo llega a la guardia enemiga el relevo, y Groin ataca repentinamente a la saliente y entrante, derrotando a ambas completamente y persiguiéndolas a cuchilladas hasta el arroyo de Cancaón, en donde, los pocos que escapan, alarman al campamento enemigo. Conseguido ésto, el Teniente Coronel Groin reconoce el vivac y sus posiciones, recogiendo cuarenta caballos, haciendo prisioneros a dos Oficiales y diecisiete soldados, y dejando muerto al Brigadier de día (¡Jefe de día de aquellos históricos tiempos!) que acompañaba a la guardia entrante, retirándose posteriormente a su campamento sin ser molestado.

Hazañas como la descrita dan una idea del arrojo y valor de estos hombres que con su astucia y entrega dieron los mejores laureles a nuestro Regimiento "NUMANCIA", y poniendo la base de sacrificio para el esplendor de nuestra actual Unidad.

Transcurre el año 1710 y el Regimiento es destinado al Ejército de Cataluña, a cuyo frente se pone S.M. Felipe V que, en su traslado desde Madrid, es escoltado a partir de Afarrás por los dragones de "NUMANCIA", en donde lo esperaba el Marqués de Villadarias (asesor real). Con relación a esta escolta, la gaceta de Madrid de 20 de Mayo de 1710 dice: "Esta gente, toda bizarra y lucida fue de gran complacencia a S.M. y de admiración a toda la comitiva".

Con las fuerzas del General D. Manuel del Gello es destacado el Regimiento al Campo de Ibaro para asegurar el paso del Noguera en la retirada de Aragón. El enemigo se presenta sobre Almenara, el 27 de Julio y el Regimiento se coloca en el ala derecha de la línea de batalla, peleando en este sangriento combate, en el que pierde gran número de Oficiales y soldados, por haberse sostenido desde el principio hasta el fin.

El 13 de Agosto de este mismo año, en la retirada del campo de batalla de Lérida, se le nombra de orden de S.M. el Rey para cubrir la retirada de las tropas y, desde Cadasnos hasta la altura de Peñalba, es constantemente cargado por la Caballería aliada enemiga, a la que rechaza siempre, causando pérdidas al enemigo que llegan a alcanzar, el día 15 de Agosto, el número de veintiocho Escuadrones destruidos.

Realizando la protección de la retirada citada, llega a Zaragoza, donde después de un ataque enemigo, son derrotadas las Fuerzas reales en una desgraciada batalla el día 20. Tras la batalla, el Regimiento escolta a S.M. el Rey a Valladolid, mereciendo de éste la honra de que se le nombrase para su servicio personal hasta la llegada de la Guardia de Corps.

En 1711, vuelve de nuevo a incorporarse al Ejército de Extremadura, con el cual se establece en las márgenes del río Cayá el 28 de Mayo. A principios de Julio, el General Marqués de Bay que manda este Ejército presenta batalla al Ejército Portugués, mandado por el Conde de Mascareñas, pero éste con severas órdenes de su Rey D. Juan de evitar un encuentro formal con los españoles no acepta el reto, permaneciendo en actitud defensiva. El Regimiento, mientras tanto, recorre el país enemigo (Portugal) imponiendo contribuciones y recogiendo víveres para las tropas.

A primeros de Mayo de 1712, con objeto de concentrarse en las inmediaciones de Badajoz y bloquear Yelves, se pone en movimiento de nuevo el Ejército de Extremadura. Pero este bloqueo se retrasa hasta el mes de Septiembre; después de un largo bombardeo, comienza el sitio el 4 de Octubre contra las tropas portuguesas. La Infantería realiza dos asaltos infructuosos sin encontrar brecha y se ordena la retirada. El Regimiento se retira con el Ejército al Campo de la Gudiña para, desde allí, atacar Campo-Mayor, pero el armisticio entre España y Portugal el 11 de Diciembre, obliga al Marqués de Bay a distribuir las tropas en cuarteles de invierno.

Determinada la suspensión de hostilidades con la corte de Lisboa el 1 de Enero de 1713, "NUMANCIA" recibe la Real Orden de reforzar al Ejército de Cataluña, con su mismo Coronel D. Diego González. En su marcha hacia Barcelona, el citado Coronel recibe del General Marqués de Lede (General Jefe del Ejército de Cataluña) la información de que el cabecilla Nebot (Jefe de los insurrectos catalanes) había salido de Barcelona a principios de Julio con mil voluntarios para apostarse a tres leguas de Tarragona y ocupar un desfiladero, recibiendo el Regimiento la orden de que con sus Dragones y tres Compañías de Granaderos los atacase. Se cumple rigurosamente la orden, atacando y matando a ciento cincuenta y tomando doscientos prisioneros. Sin embargo, los rebeldes se reúnen en gran número en las alturas de Torredembarra y Altafalla, y el Coronel González, para no exponer a sus Dragones a las consecuencias de una acción infortunada, ordena la retirada.

Durante esta acción, es atacado violentamente por los sediciosos, pero el Regimiento acomete valientemente a los Migueletes espada en mano, pasando a degüello a la mayor parte y cogiendo prisioneros a seiscientos insurrectos, a cuyas resultas Nebot huye a Barcelona.

En el tiempo que aún dura la Guerra de Sucesión el Regimiento continúa en Cataluña siendo el terror de los sediciosos catalanes, a quienes persigue a muerte. A continuación, enumeramos al lector los hechos más sobresalientes, a pesar de resultar un poco pesado el relato escueto de esta campaña.

A primeros de Enero de 1714, buen número de insurrectos se guarnecen en Castellví, desde cuyo punto infestan los caminos, asaltando partidas sueltas y causando ataques a los convoyes. Nuestros Dragones salen de Tarragona el 26 de Febrero de este año y, auxiliados con alguna Infantería, ponen sitio al Castillo de Castellví, comenzando su primer trabajo preparando una mina; el hornillo estaba cargado y se le iba a dar fuego, cuando los rebeldes temerosos de ser volados, deciden rendirse. Una vez reducido este grupo marcha el Regimiento a atacar otros grupos de insurrectos entre Palau y San Esteve donde vuelve a obtener éxito, matando a 150 somatenes y haciendo algunos prisioneros. Sucesivamente va reduciendo a otros Grupos en San Quirce (montañas de Vich), Granollers, Castell-tersol y San Feliú de Codina.

Uno de los cabecillas catalanes llamado Poal, congrega otra banda de Migueletes en Aulesa, pero el Regimiento formando parte de la Brigada del General Bracamonte, ataca y los hace huir a Villafranca del Penedés, huyendo Poal a bloquear Sitges. El Regimiento, junto a las tropas del General D. José de Chaves, avanza sobre los sediciosos que abandonan inmediatamente el bloqueo, refugiándose en San Martín de Sarroca, en donde los alcanzan nuestros Dragones y, sable en mano, los atacan con notable éxito.

A continuación, se une a cuatro batallones franceses al mando del General D'Arpajou, que había venido para el sitio de la ciudad de Barcelona y ataca al enemigo situado en Aulesa. Las acciones menores siguen produciéndose hasta la terminación de la Guerra de Sucesión, quedando ubicado el Regimiento al finalizar la misma en el distrito de Cataluña.

Acabada la guerra, se produce una reestructuración del Ejército, suprimiéndose algunos Regimientos y reduciéndose el número de plazas en todos ellos.

En el Arma Mixta se suprimieron cinco Regimientos, quedando los quince restantes a doce Compañías con tres Oficiales y treinta y dos plazas montadas de Tropa. En 1716 se reducen a veinticinco las plazas de Tropa y, al año siguiente, se separan Caballería y Dragones, creándose dos inspecciones independientes.

 

NACIMIENTO DE "NUMANCIA"

El 10 de Febrero de 1718 en los preparativos de la partida del Regimiento "OSUNA" hacia Sicilia y debido a la reorganización del Ejército de la época se le denomina por medio de una Real Ordenanza con el nombre de "NUMANCIA" número 1 DE DRAGONES, en recuerdo de la heroica resistencia que dicha ciudad celtíbera mantuvo durante veinte años contra los romanos, hasta ser arrasada por Escipión Emiliano, llamado el Africano por su victoria sobre Cartago en el año 133 a.C.; ostenta por escudo de armas el ave Fénix quemándose en un nido de ramas de canela, rodeado de los estandartes y banderas cogidas al enemigo y el lema latino "PRIUS FLAMMIS COMBUSTA QUAM ARMIS NUMANTIA VICTA" (Numancia antes quemada por el fuego que vencida por las armas). La composición orgánica quedó estructurada en doce Compañías (Secciones) con tres Oficiales y treinta y dos Dragones cada una.

En esta fecha de 1718 solamente diez Regimientos forman el instituto de Dragones, siendo éstos los de: Belgia, Pavía. Frisia, Tarragona, Sagunto, Edimburgo, Dublín, Numancia y Lusitania.

Mientras se suceden las reestructuraciones de nuestro Ejército, el Rey Felipe V contrae matrimonio en segundas nupcias con Isabel de Farnesio, ascendiendo a la privanza el Cardenal Alberoni, ambicioso e intrigante, que muy pronto comienza sus maniobras políticas, cuyos principales objetivos eran: Utilizar la potencia rehecha de España, en servicio del ideal italiano; revisar por vía de hecho el ominoso tratado de Utrecht; eliminar de Italia a los austriacos y rescatar los territorios perdidos en la guerra de Sucesión para entregarlos a los hijos de Isabel de Farnesio.

El momento parecía propicio, pues el emperador Carlos VI luchaba contra los turcos y la opinión pública italiana era mucho más favorable a España que a los altivos y opresores "tedeschi".

En Enero de 1717 las potencias beneficiadas en Utrecht, Holanda e Inglaterra, junto a Francia y Austria forman la "Cuádruple Alianza", contra España. Mientras tanto se reconquista Cerdeña en Agosto de 1717 y Alberoni ordena en Junio de 1718 al Marqués de Lede que zarpe hacia Sicilia.

Se nombra Jefe del Regimiento "NUMANCIA" al Coronel D. José Vallejo, embarcando el día 19 de Junio de 1718 con el Regimiento hacia Cerdeña en el convoy del Marqués de Lede, escoltado por la Escuadra naval española. Llega el 25 de Junio y recoge en el puerto de Cagliari a las tropas que permanecían en aquel país siguiendo rumbo hacia las costas de Sicilia el día 29 del mismo mes, desembarcando en la cala de Solano (Sicilia) el 3 de Julio.

Puesto en orden el Ejército expedicionario por su General Jefe, pasa "NUMANCIA" al sitio de Palermo aunque apenas entró en combate, debido a que la plaza se entrega el día 4 de Julio. Posteriormente, recibe la orden del Marqués de Florida de formar parte de las tropas de bloqueo al puerto de Siracusa donde permanece hasta principios de 1719 en que se le ordena trasladarse a Palermo para reforzar al Ejército que desde Francavilla se dirige a la Rametta, con el objeto de impedir a los austríacos el sitio de la ciudad de Messina, en Agosto de este mismo año. "NUMANCIA" no puede llegar a tiempo pues la plaza capitula el 18 de Octubre, debiendo retroceder rápidamente a una gran línea defensiva delante de Palermo junta al Ejército expedicionario español, por haber recibido el enemigo grandes refuerzos de las tropas de la Reina de Hungría, las cuales pasan decididamente al ataque.

En esta línea se sostienen diferentes ataques con continuos cañoneos. En vista de que la situación era insostenible para las fuerzas españolas, se inician conversaciones de paz entre los dos países, que terminan con un tratado de evacuación, reembarcándose el Regimiento "NUMANCIA" número 1 de Dragones rumbo a España en el mes de Julio de 1720.

En 1721 no hubo variación notable en la organización y pie de fuerza de estos cuerpos ni en los restantes años del reinado de Felipe V, pues si bien el Regimiento contribuyó, junto a los de Belgia, Sagunto y Lusitania, a la creación de la Brigada de Granaderos Reales en 1730, suministrando el contingente necesario para su formación, pronto fueron repuestas las bajas con soldados que al efecto se dispuso acudiesen de otros cuerpos del Ejército.

Durante el período de 1721 a 1732, el Regimiento no entra en combate, sucediéndose en el mando del mismo los Coroneles D. Ramón Dezcallar y D. Gabino Oliver. En 1732, al mando de este último, el Regimiento es escogido para formar parte del Ejército que, al mando del Conde-Duque de Montemar, D. José Carrillo, tiene como misión la reconquista de Orán (perdido en 1708) y Mers-el-Quibir. Embarca en el puerto de Alicante el día 15 de junio de este año finalizando la travesía en las costas africanas el 28 del mismo mes. Poco tiempo dura el descanso de las tropas tras el desembarco, puesto que enseguida entra en combate participando, como es habitual en este tiempo, a la izquierda de la segunda línea de la formación de batalla. Conseguido un glorioso triunfo contra los moros, el Regimiento entra en Orán el 1 de Julio.

Por Real Orden de 14 de Junio de 1735 es destinado al Ejército de Observación de Extremadura para, posteriormente y como consecuencia de la disolución de éste, acantonarse por Escuadrones en Almendralejo y Villafranca. En 1741 cambia su numeración y pasa a denominarse Regimiento de Dragones "NUMANCIA" número 3.

Dentro de la situación política española, el Rey Carlos IV fallece en Noviembre de 1740 y sube al trono su hija María Teresa. Toda Europa se arroja sobre el Imperio para obtener ventajas territoriales. España apoyó al pretendiente Carlos de Baviera frente a Inglaterra, que apoyó a María Teresa. Francia y España firman en 1743 el llamado "Segundo Pacto Familiar".

La vida cuartelera se sucede sin contratiempos en el Regimiento que, en 1742, recibe por Coronel a D. Tomás Corbalán.

El Infante D. Felipe y el Duque de Montemar invaden Saboya en 1742 y "NUMANCIA" (número 8 de Dragones desde el año anterior) es llamado a formar parte del Ejército invasor de Saboya, acantonado en el Delfinado. Con tal fin, emprende una larga marcha a través de los Pirineos para atacar a continuación al Ejército sardo en su retirada desde Montmelin. EI 31 de Diciembre pasa a Freterive, en el momento que la retaguardia saboyana salía de Montiers y Aigueville, cortándoles el puente de salida y quemándoles los pontones del mismo.

El 1 de Enero del nuevo año de 1743 pasa a vanguardia del Ejército, a cuya cabeza se halla el infante D. Felipe, avanzando sobre la ciudad de Constas, hacienda en esta primera incursión veintidós prisioneros y cogiendo en esta ciudad todos los almacenes del enemigo. Sigue su marcha hacia Montiers, atacando el día 3 al enemigo situado en la ermita de la citada ciudad, arrojándolo de sus posiciones y entrando en la misma el día 4 de este mes, persiguiéndolo a continuación hasta echarlo completamente de Saboya.

Durante el resto del año y todo el siguiente queda el Regimiento disgregado por Escuadrones en las diferentes Plazas que se reconquistaron, por lo que no pudo asistir a las operaciones, empleándose en custodiar convoyes de víveres y efectos.

Este año la campaña ha sido favorable a los Borbones. Carlos VII de Nápoles derrota a los austríacos en Velletri. El Conde de Gages lleva a la victoria a las tropas españolas. Federico II de Prusia, tras ocupar Silesia, invade Bohemia.

En los primeros meses de 1745 es nombrado Coronel del Regimiento D. Manuel Valenciano, siendo por este tiempo, después de la batalla de Madona del Olmo, cuando se reúnen los Ejércitos que actuaban en la alta y baja Italia, junto con las tropas que maniobraban en Lombardía, incluyéndose el "NUMANCIA" en este poderoso Ejército, al mando del Marqués de Castelar.

El General Arambaru (que mandaba una de las Divisiones) recibe la orden de apoderarse de Lodi, para lo cual se ordena al Regimiento que apoye este movimiento y distraiga a las tropas austriacas. El Regimiento cruza el río Po el 13 de Diciembre y toma Codogno, avanzando un destacamento a Cassal Pusterlengo para tener vía libre la comunicación con las Tropas del General Arambaru. El 22 sale el Regimiento de Codogno y arroja al enemigo de los puestos de Maletto y Cavacurta; la Compañía de Granaderos pasa a reconocer la Plaza de Pizzighitone y bate a las grandes guardias y avanzadas imperiales, haciendo cuarenta prisioneros, entre ellos tres Oficiales.

El Regimiento ocupa el 13 de Enero de 1746 la Plaza de Vercelló, después la de Guastala y el 16 la de Regio. El Ejército austriaco, ante el desarrollo de los acontecimientos y las derrotas es reforzado con tropas venidas de Baviera, forzando a nuestro Ejército a abandonar Milán y replegarse con el resto de las fuerzas propias sobre Parma, emprendiendo el Regimiento con este Cuerpo de Ejército esa célebre retirada. Llega el día 28 a Sarzana después de una penosa marcha y de incesante fuego por los Apeninos; continúa por la ribera de Génova y entra el 2 de Mayo en Porto Spezia. El 6 sigue con S.A.R. a Plasencia (pueblo italiano del mismo nombre que el español) uniéndose de nuevo a la columna del General Arambaru, atacando en Codogno a una División enemiga de tres mil austriacos causándoles muchas bajas y capturando dos mil prisioneros, entre ellos a dos Generales y cogiéndoles cinco piezas de Artillería. Con el General Corbalán (antiguo Coronel del Regimiento) asiste el 16 de Junio a la sangrienta batalla de Trebia (Plasencia) sosteniendo el ataque de las columnas de granaderos provinciales, con tanto valor y serenidad que causa la admiración de nuestro Ejercito.

Perdida la batalla, tras el fallecimiento de Felipe V, cambia radicalmente la política exterior española, al abandonarse los objetivos de la Reina Isabel de Farnesio de entronizar a sus hijos en Italia. No obstante, la España que quedaba ya no era la débil potencia de Utrech. Suspendidas las operaciones por los preliminares de la paz, el Regimiento regresa a España en 1747.

Al comenzar el reinado de Fernando VI y más concretamente el 18 de Noviembre de 1748, los Regimientos de Dragones sufren modificación en su orgánica, quedando suprimidos los terceros Escuadrones. Así pues, el Regimiento se estructura en Plana Mayor y dos Escuadrones con cuatro Compañías (Secciones en la actualidad) de cuarenta plazas cada una. Esta época fue un reinado de paz para España, donde se mantuvo una "neutralidad vigilante".

Muerto sin sucesión Fernando VI, su hermano paterno Carlos VII de Nápoles fue proclamado Rey. España seguía al margen de la guerra de los siete años que sostenían franceses e ingleses, pero las presiones francesas, la anglofobia del Rey y los velados ataques ingleses, movieron a firmar el pacto familiar con Francia y declarar la guerra a Inglaterra e invadir Portugal, neutral hasta entonces. Es el 18 de Mayo de 1762.

Por este motivo "NUMANCIA" entra de nuevo en acciones de combate con el Ejército del Marqués de Sarria que penetra por el Valle del Duero para invadir Portugal. Una vez alcanzada Zamora después de una larga marcha, es destinado a la derecha de la segunda línea en el campo de la citada ciudad. Una vez alcanzada su posición, emprende, junto al Ejército del que forma parte, la marcha hacia la frontera el 1 de Mayo de 1762 para comenzar la campaña por la provincia de Tras-Os-Montes, acampando en las cercanías de Montemarta, teniendo a la vista el puente de Ezla.

Formando grueso con las fuerzas españolas, sitian y logran la rendición el día 9 de Mayo de la Plaza de Miranda, quedándose en ella el Regimiento de Guarnición. A principios de julio de 1762 es llamado de nuevo a formar parte del Ejército, asistiendo a todos los movimientos que terminaron por rebasar los límites de ambos reinos, ocupando el día 16 de Julio la plaza de Ciudad Rodrigo.

Permanece en esta Plaza hasta el 28, en que vuelve a cruzar la frontera con Portugal, deteniéndose en la Aldea del Obispo para esperar a la División del Conde de Maceda. Con el resto de las tropas avanza para sitiar Almeida, el 6 de Julio, ocupando en la nueva orgánica de las Brigadas, su puesto a la izquierda de la primera línea. De esta forma prestó sus servicios en combate hasta la rendición de la citada ciudad, el 25 de Agosto. Incorporado el 5 de septiembre a la División del General Rivaguero, es destacado sobre Alcántara. El Regimiento concurre a la rendición de Salvatierra el día 11 de Septiembre, sometiendo durante este mes, a muchos pueblos de esta comarca, estableciéndose a continuación en la Aldea de Johan Pérez, hasta que, reunidas las fuerzas españolas en Castelhobranco atacan a las fuerzas portuguesas en las posiciones que ocupaban de las Talladas, arrojándolas de ellas. Después remonta el Tajo, acantonándose el 31 de Octubre en Arroyo del Puerco. Aquí permanece hasta el 14 de Noviembre que pasa a Montijo, en donde recibe, el día 25, orden de suspender las hostilidades marchando a cubrir el servicio del distrito de la Baja Andalucía, donde permanece durante todo el año de 1763.

Tras la paz de París de 1763, España devuelve sus conquistas, pero recupera sus posesiones de Ultramar de La Habana y Manila, cediendo Pensacola y Florida a Inglaterra y recibe de Francia la Luisiana casi sin colonizar; los resultados a la larga serían lamentables.

En 1764 por Real disposición de 23 de Febrero, "NUMANCIA" vuelve a Extremadura en relevo del Regimiento de Dragones Del Rey, acantonándose el 26 en Azuaga, Llerena y Berlanga.

Durante el reinado de Carlos III, en 1765 se efectuó un nuevo reglamento (o nueva ley de Plantillas, nada nuevo en nuestra época) por el que subsisten los Regimientos de Dragones del Rey, de la Reina, Almansa, Pavía, Villaviciosa, Sagunto, Numancia y Lusitania, continuando en este tiempo con tres Escuadrones de cuatro Compañías con el cuadro de Jefes, Oficiales y clases de Plana Mayor, Escuadrón y Compañía que tenían los demás cuerpos montados, salvo ligeras diferencias en algunos empleos y la de tener tambores en lugar de trompetas, y cuatro Granaderos y treinta y nueve Dragones por Escuadrón. En 1767 por Real disposición de 7 de Agosto se acantona el Regimiento en las villas de Almendralejo, Villafranca y Fuentes del Mestre.

En 1768 es nombrado Coronel del Regimiento D. Félix Rota. En 1770 deja los cantones de Extremadura y marcha al distrito de Castilla la Vieja por Real Orden del 29 de Septiembre. En este año se realiza de nuevo el relevo en el mando del Regimiento, siendo nombrado Coronel Jefe D. José Boil.

En 1773, se le hace pasar a la costa de Levante y por Real disposición del 13 de Mayo se embarca para Mallorca, en relevo de los Dragones de Almansa.

Hallándose durante este tiempo en Palma, en Julio de 1776, por Real Orden de 9 de Julio, se dispone que un Escuadrón de ciento cincuenta Dragones embarque para Cádiz con el fin de ser incluido en la expedición a Buenos Aires (Argentina), al mando del General D. Pedro Cevallos y el 13 de Noviembre se embarca para aquella ciudad. Mientras, en Palma se mantiene el resto del Regimiento y asume el mando el Coronel D. Juan de Losa. Finalizada la travesía del Escuadrón el 20 de Febrero de 1777, desembarca en la isla de Santa Catalina. Asiste a todas las operaciones de la Expedición española a América, que dan por resultado la ocupación de la citada isla y se reembarca el Escuadrón después, en la Escuadra para Montevideo, a cuyo puerto llega el 24 de Abril apoderándose de la colonia de Sacramento (Uruguay). El resto del Regimiento permanece en Mallorca.

En 1781, terminada la reconquista de la Isla de Menorca, el Regimiento recibe la orden de formar parte del Cuerpo de Ejército que, a las órdenes del Duque de Crillón, embarca rumbo a Cádiz, en plena guerra con Inglaterra, para la invasión de la ciudad de Mahón. El Regimiento asiste a todas las operaciones hasta la reconquista de esta Plaza. Finalizada esta empresa y obtenida la rendición del castillo de San Felipe en 1782, un destacamento del Regimiento queda en resguardo de Mahón, mientras que el resto se embarca para Mallorca.

Por Real Orden del 9 de Mayo de 1784 es relevado por los Dragones del Rey en la guarnición de Mallorca, embarcando para Barcelona los días 14 y 20 de Julio.

Una vez finalizada la guerra con Inglaterra en 1790 se destina al Regimiento al distrito de Valencia, instalando su cuartel en Orihuela. En 1792, es nombrado para el mando del "NUMANCIA" el Coronel de Caballería D. Ramón de Allos.

Tras la muerte del General Ricardos y declarada la guerra a Francia el 13 de Marzo de 1794, el General francés Dugomenier ataca con 70.000 hombres el Rosellón, imponiendo la retirada de las fuerzas españolas al mando del Conde de la Unión, siendo el Regimiento destinado al Rosellón y participando en la campaña contra los republicanos franceses.

El 7 de Junio de 1794 combate "NUMANCIA" en el Ampurdán acometiendo en el Campo de Llers a un Cuerpo de Dragones enemigos, a los cuales pone en retirada a pesar de estar apoyado este cuerpo con un Batallón de Infantería. Las hazañas bélicas se continúan hasta principios de Noviembre de 1795 en que el Regimiento, por la firma de la paz de Basilea, vuelve a embarcarse para Mallorca, en relevo de los Dragones del Rey, pasando un destacamento a prestar servicio en la Isla de Menorca.

Dos hechos más se producen en 1796: El primero es el cambio de color de la divisa del Regimiento, que pasa a ser encarnada; el segundo es el nombramiento del Coronel de Caballería D. Gaspar Álvarez de Sotomayor como Jefe del Regimiento.

Una página en negro comienza en la historia del Regimiento, cuando en Noviembre de 1798, los ingleses atacan la Isla de Menorca, desembarcando en la misma y en poco tiempo se apoderan de ella. El escaso destacamento del Regimiento no puede hacer nada para conservarla, capitulando el día 16 y embarcando para Palma a fín de incorporarse al grueso de la unidad. Por esta causa se le abre expediente al gobernador de la Isla, a los Jefes de Cuerpo y a dos Capitanes del Regimiento. Así, de esta manera, finaliza el siglo permaneciendo de guarnición en Mallorca en misión de vigilancia y seguridad de la citada Isla.

 

 

 1800: PRIMERA ÉPOCA

Empieza el siglo con un cambio importante en la denominación del Regimiento (por entonces de Dragones) que pasa a ser de Húsares, con el número 1, por las nuevas reestructuraciones del Ejército. Éstas habrían de ser muchas y variadas en corto espacio de tiempo. "NUMANCIA" en esta época consta de cinco Escuadrones de ciento treinta y cuatro hombres y ciento ocho caballos.

Sería con esta organización, con la que el 16 de Diciembre de 1802, sale de Mallorca hacia las Plazas de Orihuela y Elche donde quedará, en servicios de guarnición, a partir de Abril de 1803.

Llegado a este punto y debido a la constante relación de fechas, nombres y batallas le resultará pesado continuar al lector. Para animarle a ello, le relataremos curiosidades de nuestros Dragones en esta dura época de su historia.

Empezaremos por contarle que el sueldo al mes del Coronel suponía tres mil reales; Tenientes Coroneles, dos mil; Sargento Mayor (Comandante), mil cuatrocientos; Capitán, mil cien; Ayudante, setecientos; Portaestandarte, trescientos; Teniente, quinientos; y Sargento, doscientos. Es decir, haciendo una equivalencia con nuestro sueldo actual, los dos primeros Jefes cobraban como hoy; bastante menos los Comandantes, pero no así los Capitanes, que si eran muy antiguos percibían mil doscientos reales o sea ciento veinte pesetas de hoy y los empleos inferiores sufrían los apuros correspondientes.

Los ascensos de la clase de Tropa se regulaban al detalle, y hay ciertas disposiciones realmente curiosas y que reflejamos aquí, acotando el estudio del historiador Sanz Balba: "Persíguese al Sargento y Cabo casados; ni uno ni otro pueden ascender al empleo inmediato. El General Godoy asegura que la experiencia ha acreditado los graves perjuicios que resultan contra el buen orden y disciplina de los Cuerpos ser casado, particularmente en Caballería".

Los Cabos que quisieran ser Sargentos tenían que servir por tiempo ilimitado, con objeto que se viera su decidida inclinación a la carrera. Y ahora asómbrese el lector porque cada cuarenta meses se daba a la Tropa un vestuario completo y cada veinte lo que se llamaba el "medio"; es decir, en 60 meses sólo recibía el soldado, aparte del uniforme y otras prendas, tres camisas, tres pares de medias, dos zapatos y un par de guantes. Grande es nuestra admiración ante tales prodigios.

Volviendo a retomar la historia del Regimiento después de este paréntesis, lo hacemos con una nueva reforma de 1805. Reaparecen los Dragones con ocho Regimientos, reconversión de los transformados en Cazadores y Húsares, por lo que es probable que el citado cambio se hiciese sobre el papel. Nuestro Regimiento vuelve a ser (si había dejado de serlo) de Dragones, tomando el número 7 del Instituto.

En España la sumisión del Rey Carlos IV y Godoy al Emperador Napoleón era prácticamente total. Las intrigas de corte entre el Rey y el Infante Fernando (futuro Fernando VII) eran continuas. Para completar el bloqueo naval contra Inglaterra, Napoleón necesita la costa portuguesa y para ello es necesario la colaboración de España.

Tras el Tratado de Fontainebleu el 27 de Octubre de 1807, un Ejército franco-español penetra en Portugal al mando del General Junot, integrándose en él un Escuadrón de "NUMANCIA".

Los acontecimientos previos a la guerra de Independencia se suceden con rapidez. Ante la abulia de los Reyes y las intrigas de la Corte, Napoleón ve llegada la hora de acabar con los Borbones en España, al igual que había hecho con los de Nápoles.

Después del motín de Aranjuez, el 17 de marzo de 1808, cae Godoy y Fernando VII es proclamado Rey. Reunidos en Bayona padre e hijo, éste le devuelve la corona a su padre, Carlos IV, que a su vez la cede a Napoleón quien, más tarde, la dará a su hermano José.

El levantamiento español no se hace esperar, extendiéndose por todo el territorio nacional como un reguero de pólvora. La Caballería partió desde el principio de la Guerra de Independencia en una posición de desventaja. Ya sea por culpa de Godoy sus reorganizaciones, como señalan algunos autores ingleses, o a pesar de sus esfuerzos como creen otros, lo cierto es que, en 1808 nuestros Escuadrones se encontraban en una situación lamentable. Sus efectivos teóricos eran absurdamente bajos, 16.623 jinetes para 150.000 infantes, muy lejos de la proporción que se consideraba deseable (según tratados de la época la Caballería debía representar entre la cuarta y la quinta parte de los efectivos totales). Pero además se daba la circunstancia de que dichos jinetes sólo disponían de 10.000 caballos en malas condiciones, con lo que los efectivos reales eran dos tercios de los teóricos, y si tenemos en cuenta que la mitad estaba fuera de España (en el Ejército expedicionario de Etruria, Alemania y Escandinavia) y que un porcentaje nada desdeñable se perdió cuando las fuerzas españolas escaparon del cerco francés en Portugal, diseminándose en unidades dispersas, el resultado con el que nos encontramos es que el numero de caballos en pie de guerra en España no superaba los 5.500.

Además las Unidades del Arma no estaban desplegadas en posiciones favorables para iniciar la guerra, con los Cuerpos repartidos en tres países, los Regimientos dislocados en distintos acuartelamientos y muchos de ellos en cuadro (como el de la Reina con 202 caballos ó Sagunto con 189).

El Regimiento "NUMANCIA" permanecía, con cuatro Escuadrones, en el distrito de Valencia cuando se dio el grito en las calles de "guerra contra Napoleón". El Escuadrón que servía en Portugal, encuadrado en la División del General Carrafa y que había escapado del cerco francés con 140 caballos, se incorpora al Ejército que estaba reuniendo el General D. Francisco Javier Castaños, con el que participa en la Batalla de Bailén el día 19 de Julio.

Bailén proporciona una manifiesta dosis de confianza en las filas españolas y origina la creencia de que la derrota de Napoleón en tierras de España es inminente, una mera cuestión de semanas. En cierta medida, la decepción que irá mellando progresivamente las Unidades, puede ser consecuencia del contraste originado por esa ilusa creencia y la realidad posterior.

El Escuadrón de "NUMANCIA" forma en esta memorable acción a la vanguardia de la Primera División, mandada por el Brigadier Venegas, que debería atravesar los vados del Guadalquivir, cargando contra el enemigo que intentará oponerse a su avance sobre Bailén, revolviéndose sobre Andújar para atacar por la espalda al grueso del Ejercito Francés. A la cabeza de esta vanguardia marcha "NUMANCIA", que en la madrugada del día 14 de Julio, aparece frente a Menjibar atacando por sorpresa a las fuerzas francesas, matando tres soldados, haciendo cuatro prisioneros y cogiendo seis caballos, ahuyentando al resto de la Caballería francesa que constituía la guardia de los vados. Cruzando el río al día siguiente se establece combate en Menjibar donde el Regimiento pierde tres Dragones, son heridos 16 y 3 desaparecidos. Las acciones sobre Bailén se continúan con el esperado y glorioso triunfo de las fuerzas españolas.

Más tarde, en Septiembre de 1808, el Escuadrón de "NUMANCIA" que participó en este glorioso triunfo de las fuerzas españolas es destinado a Granada, siendo la base posterior de la formación del Regimiento de Granada.

Ante las alarmantes noticias de España, Napoleón decide dirigir personalmente la campaña y acompañado de sus mejores Mariscales entra en España al frente de 250.000 soldados.

Los celos y envidias de los Generales españoles y la descoordinación de las Juntas facilitaron la victoria del Emperador en Espinosa de los Monteros (31 de Octubre), Somosierra (30 de Noviembre) y su entrada en Madrid el 22 de Diciembre.

Durante este período y en Julio de este año de 1808, del Regimiento "NUMANCIA", a la sazón en el distrito de Valencia, sale un Escuadrón al mando del Capitán D. Ramón Coba, con 90 Dragones, para integrarse en el Ejército de Aragón al mando del General Palafox. Poco después, en Agosto, emprende también la marcha el Teniente Coronel D. Diego de Mesa, con 60 Dragones, para unirse en Zaragoza a la División del General Saint March, perteneciente al Ejército del General Palafox. El resto de los Dragones de "NUMANCIA" son transferidos a esta División del General Saint March el 1 de Septiembre de 1808, llegando a Ejea de los Caballeros (Zaragoza) el 29 del mismo mes.

El 12 de Noviembre se traslada "NUMANCIA" de Ejea rumbo a Carcastillo y el 13 para Caparroso, donde permanece hasta el día 22 que se traslada hacia Tudela, combatiendo en ella, sufriendo las bajas del Teniente Coronel D. Diego de Mesa y resultando herido el Sargento Mayor D. Ignacio Anunciaby. La derrota en Tudela origina la retirada hacia Zaragoza, en cuya plaza entra el día 25 con sólo 400 jinetes y en la cual se hace fuerte la División.

El 21 de Diciembre comienza el primer sitio de la plaza de Zaragoza contribuyendo "NUMANCIA" a la defensa gloriosa de la ciudad.

Comienza 1809 y en enero es designado Coronel del Regimiento D. Miguel Valcárcel, continuando el Regimiento en la defensa heroica de la capital del Ebro. Cuando la ciudad de Zaragoza capitula el 21 de Febrero sólo 8 Oficiales y 73 Dragones, todos convalecientes, pudieron salir para Francia, el resto habían muerto o se encontraban enfermos. Los hospitalizados emprendieron la fuga a medida que se recuperaban, concentrándose en Valencia tanto los Oficiales como la Tropa, dando prueba de un valor ya demostrado a lo largo de la historia de nuestros Dragones.

Los efectivos reunidos determinan al Gobierno a que el Regimiento resurja como el ave Fénix reorganizándose en Valencia. De esta operación se encarga el Teniente Coronel D. Ramón de Coba (ascendido directamente por méritos de guerra en el sitio de Zaragoza desde el empleo de Capitán).

El Regimiento queda organizado en cuatro Escuadrones de tres Compañías, con sesenta plazas montadas y trece desmontadas cada una. La Plana Mayor se compone de los Cuadros de Mando siguientes: Coronel; Teniente Coronel; Sargento Mayor; y dos Comandantes de Escuadrón.

La Guerra de la Independencia se vuelve más favorable a los españoles. El ataque francés que tomó tres direcciones: Aragón-Cataluña, Valencia y Andalucía, coordinadas con la de Portugal, se debilita paulatinamente a medida que ocupan ciudades y dejan libres zonas rurales. Napoleón había olvidado que España es un país eminentemente rural.

Aragón cae, como hemos relatado tras la rendición de Zaragoza, pero Gerona resiste. Fracasada la recuperación de Madrid, las derrotas de Ucles y de Talavera hacen retirarse a nuestro aliado el Duque de Wellington hacia posiciones más favorables.

En esta situación el reorganizado "NUMANCIA" sale de Valencia el 24 de Mayo con destino a Elche. El 1 de Julio el primer Escuadrón se encamina para Cataluña con sesenta jinetes al mando del Capitán D. Eugenio María Yebra (que será ascendido dos meses después al empleo de Comandante), que tras pasar por Tortosa y Vich, saquea el repuesto de cebada francés del Perelló.

En Septiembre toma el mando del Regimiento el Coronel D. José San Juan, que junto con sus jinetes, el 31 de Octubre participa en Santa Coloma de Farners en un intento de derrotar a los imperiales que sitian Gerona. En este mismo día pelea con ellos en Bañolas, persigiéndolos a cuchilladas; pasa después a Arbucias y en Diciembre llega a la ciudad de Tona el Segundo Escuadrón y la Compañía de Tiradores, con el Coronel del Regimiento al frente. Ambos pasarán desde entonces a pertenecer al Ejército de Cataluña, mientras el Tercer y Cuarto Escuadrón (a las órdenes del Teniente Coronel) lo hacen al de Valencia, quedando aquéllos acantonados en Martorell.

El año acaba con la derrota española en Ocaña el 19 de Noviembre, acción en la que participó el mayor número de fuerzas de Caballería de toda la guerra. En buena medida el año de 1809 supuso el golpe decisivo para nuestra Caballería, puesto que supondrá el colapso del esfuerzo mantenido durante la guerra de tener agrupados a los Regimientos. Una serie de batallas que acaban en derrota, echan por tierra cualquier intento de volver a poner en orden los Regimientos montados, que dispersos, rotos y carentes de fuerzas habían llegado al límite de su resistencia. Estos motivos también afectan a "NUMANCIA" que, como más tarde relataremos, vivió un período fraccionado, contentándose con pequeñas racias por el norte de España, limitándose a escoltar destacamentos o aguijonear a columnas francesas más o menos numerosas.

Al comienzo de 1810, las tropas francesas penetran en Andalucía, ocupando Sevilla y posteriormente sitiando Cádiz. Toda Andalucía queda en poder del invasor excepto esta ciudad. En las campañas de primavera los franceses fracasan en su intento de conquistar Valencia y Tarragona, pero triunfan en la ocupación de Lérida.

Durante esta situación general, el Regimiento "NUMANCIA" dividido en dos fracciones continúa sus operaciones. El primer Escuadrón y la Compañía de Tiradores se reúnen en enero en Martorell al mando del Coronel San Juan, para posteriormente, formando parte de la División del General Campoverde, atacar a las fuerzas francesas de la División del General Duhesme el día 20 en su paso por Santa Perpetua, capturando cuatrocientos prisioneros. No recibirían descanso nuestros jinetes porque seguidamente atacan Mollet persiguiendo al Decimotercer Escuadrón de Coraceros franceses a cuchilladas, y tomándolo prisionero. Las corazas de los jinetes enemigos servirán para levantar el Primer Regimiento de Coraceros que se organiza en España desde el siglo XVIII.

El día 19 de Febrero participan en la batalla de Vich, apresando en Esparraguera a trescientos sesenta franceses y obligando al enemigo a retroceder y encerrarse en Altafalla. Simultáneamente, del Tercer y Cuarto Escuadrón que permanecían en Elche, sale una Compañía completa al mando del Capitán D. José Alippi, con destino al Ejército de Valencia, acantonado en la frontera de Aragón, para operar por la zona del Segorbe. El resto de las fuerzas de los citados Tercer y Cuarto Escuadrones opera por Alcalá de Chisbert (Castellón). Tras diversas acciones por la zona levantina (San Mateo, Benicasin, Valencia), el fin de año les sorprende en Castellón.

Mientras el Primer y Segundo Escuadrón, más la Compañía de Tiradores realizan movimientos y acciones en las provincias de Tarragona, Barcelona y el Sur de la de Lérida, acantonándose en Montblanc el 25 de Noviembre. Coincide esta fecha con el relevo en el mando del Regimiento, que es asumido por el Coronel D. Francisco de Orense, Marqués de Albaida.

A finales de este año, sólo quedan las acciones de la campaña de Portugal aunque todavía resisten Cádiz, Valencia y Tarragona para terminar con las operaciones de la península.

El Primer y Segundo Escuadrón acometen y desalojan a los franceses en el campo de Tárrega, volviendo el día 4 a Montblanc donde se incorpora el Coronel Marqués de Albaida y un Escuadrón del Regimiento Dragones del Rey.

Durante esta fase de la Guerra de Independencia el Regimiento, dividido en dos núcleos, realiza misiones de protección de convoyes, pequeños escarceos y sólo una batalla importante, la de Sagunto (25 de Octubre de 1811).

Relataremos brevemente los movimientos más destacables de nuestros Escuadrones.

En Julio de este año, el Primer y Segundo Escuadrón ocupan Molins del Rey y la Compañía de Tiradores recibe la orden de incorporarse al Segundo Ejército, en el distrito de Valencia. El Tercero y Cuarto continúan operando por la provincia de Castellón. El 28 de junio el General francés Suchet toma Tarragona, con lo que todas las plazas fuertes de Cataluña caen en poder de los franceses. Las tropas españolas del General Lacy se disgregan en pequeñas unidades que, en cooperación con las guerrillas, fijarán a importantes efectivos franceses en el Principado.

"NUMANCIA" se reúne, completo en orgánica aunque diezmado de Dragones el 21 de Septiembre, en la aldea Murviedro cercana a Sagunto; se está gestando la célebre batalla de Sagunto, en la que nuestros Dragones demuestran su temple y coraje, formando a retaguardia de los Húsares de Granada, resistiendo las acometidas de los Coraceros franceses y observando flaquear al enemigo, se lanzan en una carga a galope en persecución de los franceses, pero la distancia a recorrer excesivamente larga y las dificultades del terreno que hacía difícil mantener la formación, originan que las filas desordenadas por el galope, y por las necesarias rectificaciones en la trayectoria, evitando el arbolado y las acequias amenazan con el éxito de la carga, dislocada y al mismo tiempo frenética al ver como huían los caballos enemigos. La sensación de tener próxima la victoria debió aumentar el frenesí de la galopada y abandonar la precaución más elemental que obligaba a galopar unidos. De este modo, los Coraceros franceses, no hicieron más que espolear a sus caballos y mantener su formación. Ello bastó para que el panorama cambiase y para que cada jinete numantino fuera consciente de las consecuencias de la contracarga que a continuación se produjo, perdiendo la batalla.

El Regimiento se porta bien, y mucho más si recordamos nuevamente las calamidades por las que atravesaba, lo exiguo de su número y el breve período de formación. Una vez concluida la batalla, nuestros Dragones se refugian en Ruzafa (arrabal de Valencia) y preparan su defensa.

El 28 de Septiembre, el Coronel, al frente del Cuarto Escuadrón (120 jinetes) sale de las posiciones de Ruzafa, marchando en dirección a Alicante para incorporarse a la segunda línea de batalla, establecida en San Felipe de Játiva, lo que le evitaría caer prisionero cuando el 9 de enero de 1812 capitula la plaza de Valencia, 25 Oficiales y 320 Dragones de "NUMANCIA", a cuyo frente marcha el TCol. D. Ramón de Coba parten en cautiverio hacia Francia. El Cuarto Escuadrón con el Coronel al frente realiza diversas correrías por la provincia de Murcia hasta finales de Enero, recibiendo la orden del General De La Carrera de reorganizarse. Poco queda del Regimiento: un Capitán, dos Subalternos, 117 Dragones y sólo 44 caballos. Ante tal perspectiva, las fracciones de otros Regimientos, exiguos también como Alcántara, Húsares Españoles y Húsares de Granada se suman a las fuerzas de "NUMANCIA".

Parte de nuevo, el día 12 de Marzo, con el General De La Carrera al frente, hacia Orihuela y de allí, al mando del TCol. D. José Agustín de Llano hacia Albacete, donde toma el mando del Regimiento el Coronel D. José Puig.

La carencia de efectivos y la falta de caballos para completar los Regimientos, hacía imposible tener Unidades preparadas para hacer frente a la Caballería Francesa en empresas serias. Es, por este motivo, por lo que se toma la decisión de formar en Albacete un Cuerpo Provisional de Dragones con los restos de los Regimientos de "NUMANCIA", Pavía, Granada, Madrid y Cazadores de Valencia. Este Cuerpo Provisional estaría formado por lo verdaderamente apto pare el combate, encuadrando a los desmontados y los caballos enfermos de estos Regimientos en el Segundo Cuerpo Provisional, al mando del Capitán del Pavía D. Francisco del Olmo, prestando servicios en la huerta de Orihuela.

Posteriormente, en el mes de Mayo, "NUMANCIA", fracción del Cuerpo Provisional, aumenta sus efectivos con la incorporación de algunos caballos de los Granaderos de Witinghan y otros individuos fugados de los franceses. La situación aún no es aceptable en número de efectivos por lo que se establece que los cuadros de mando sobrantes, entre ellos el Coronel, un Comandante y dos Tenientes pasen destinados a un depósito de Oficiales de Cieza. El resto de los sobrantes son destinados al Segundo Cuerpo Provisional situado ahora en Cartagena. Hasta final del año de 1812 los dos Cuerpos realizan movimientos de ocupación de distintas poblaciones de Murcia, Alicante y Albacete sin hechos de armas relevantes.

Revisten importancia los sucesos en España en el nuevo año de 1313, en los que, aunque nuestro Regimiento no participa directamente, sí condicionan sus movimientos.

La derrota de Napoleón en Rusia demuestra a Europa que la Grand'Armée no es el Ejército invencible de antaño. Inglaterra toma la iniciativa y logra formar la Sexta Coalición y entre el 16 y 19 de Octubre derrotan al Emperador en Leipzig. El gran Imperio se había hundido. En medio de estos acontecimientos y por necesidades de fuerzas, Napoleón extrae de España lo más preparado de su Ejército, dejando al mando de las fuerzas en nuestro suelo, a su hermano José con algo más de 230.000 hombres. Lord Wellington abandona su actitud defensiva y pasa al ataque por el Valle del Tajo, asaltando y conquistando sucesivamente Badajoz, Salamanca y Valladolid, entrando en Madrid el 22 de Julio. Madrid vuelve a ser recuperada por los franceses y el 13 de Julio, Wellington (nombrado Generalísimo) se pone en marcha desde Toro (Zamora) con dirección a Francia, derrotando a la Caballería francesa en Vitoria, Pamplona y San Sebastián.

Sólo queda en España el Ejército Francés de Cataluña y Levante, que el 5 de Julio, emprende la retirada hacia la línea del Ebro, dejando tras de sí un rosario de guarniciones destinadas al sacrificio. El ultimo encuentro formal de la Guerra de la Independencia española se produce en Molins del Rey el 10 de Enero de 1814, que termina con la capitulación del General francés Suchet entregando todas las guarniciones a manos españolas. La guerra había concluido.

El Regimiento durante estos años queda afectado de manera positiva porque el 12 de Octubre de 1813 desaparece el Segundo Cuerpo Provisional, uniéndose al Primer Cuerpo en Febrero y volviendo a tomar el nombre de Dragones de "NUMANCIA", para cuyo mando se nombra al Coronel D. Nicolás Chacón. El Regimiento está en cuadro, las continuas correrías y encuentros con los franceses han diezmado a "NUMANCIA". Por este hecho, ante la necesidad imperiosa de crear fuerzas de Caballería potentes y capaces de enfrentarse a los gruesos de la Caballería enemiga, el gobierno da la orden de fusión entre Regimientos.

Los Dragones de "Granada", exiguos también y procedentes de los Dragones de "NUMANCIA", se integran en el Regimiento. Al mismo tiempo, por Orden superior, se reciben treinta y cuatro Dragones y cuarenta y tres caballos más y así, con esta fuerza, se le transfiere a Écija el día 29 de Noviembre de 1813. No acabarían aquí las fusiones y reorganizaciones ya que, el 27 de Octubre de 1814, en Reus se incorpora el Regimiento de Húsares de Cataluña con 651 hombres y 471 caballos y el Segundo Escuadrón de Dragones de Soria con 141 hombres y 123 caballos, refundiéndose con ellos oficialmente, con el nombre de Regimiento de Dragones número 7 de Ligeros, elevándose su fuerza total a 1.221 hombres y 558 caballos.

No gozaba el Coronel del Regimiento de tantas fuerzas, porque en Noviembre se reduce a la reglamentaria de Regimiento, dándose de baja a la fuerza sobrante. Una vez concluida su reestructuración en Diciembre, sale de Reus en dirección a Lérida estableciéndose de guarnición en la citada plaza.

En 1815 "NUMANCIA" pasa por las guarniciones de Lérida, Mataró, Ampurias y Yecla (Murcia). Al año siguiente, comienza otro período de cambios, modificaciones y reorganizaciones en la Caballería, que afectan directamente al Regimiento. De Cuerpo de Dragones pasa a formar parte del Instituto de Cazadores con el número 2 (divisa roja y casaca verde) recorriendo sucesivamente las guarniciones de Lucena, Lérida y Granada.

En 1821, tras una nueva reestructuración de la Caballería, en la que desaparece el Cuerpo de Dragones, el Regimiento pasa a ser de Ligeros con el nombre de Regimiento de Caballería Ligera "NUMANCIA" número 9.

Los sucesos políticos se producen a gran velocidad en España, dando como resultado final la disolución del Ejército Constitucional. En estos años, el desastre de la Hacienda y el desgobierno de la Nación eran muy grandes, por lo que los liberales Alcalá Gabino y Álvarez Mendizábal incitaron al fogoso Comandante D. Rafael Riego a pronunciarse contra el Gobierno, en la localidad sevillana de Cabezas de San Juan, justo cuando con una expedición militar iba a embarcar para reprimir la revuelta antirrealista en América, ocasionando tres consecuencias importantes: La expedición no embarcó, América se perdió sin remedio y como punto más destacado, estalló la conspiración liberal en toda España.

Durante 1822, "NUMANCIA" sale en persecución del sublevado Riego, pero proclamada la Constitución, marcha a Jaén y en Mayo entra en Granada.

La descomposición del régimen liberal, que ante Europa tenía carácter revolucionario por las continuas luchas políticas y fratricidas de los distintos partidos por conseguir el poder, produce una nueva intromisión de Francia en nuestros asuntos internos, por medio de una invasión de tropas galas acaudilladas por el Duque de Angulema. "Los Cien Mil Hijos de San Luis", como los denomina la Historia, llevó consigo que se vertiera sangre española y que nuestro solar fuera regido, más o menos encubiertamente desde el exterior, por los países firmantes de la Santa Alianza. El triunfo pasado de las armas españolas sobre las huestes del Emperador de poco había servido.

La invasión se produce el 7 de Abril de 1823, encontrando el apoyo popular. Tras una corta lucha, Fernando VII, Rey de España, y prisionero de los liberales en Cádiz, es liberado por los franceses el 20 de Septiembre de ese mismo año.

El Regimiento, que había ocupado Sevilla en Enero, se incorpora en Mayo al distrito de Valencia, integrándose en el Ejército del General D. Francisco Ballesteros, sorprendiéndole la orden de disolución en San Clemente, como consecuencia de la reposición al trono de Fernando VII, que disuelve a todo el Ejército Constitucional e inaugura la llamada "Década Ominosa".

A la muerte de Fernando VII y, por la aplicación o no de la Ley Sálica, nacen dos grandes partidos políticos irreconciliables en nuestro país: Carlistas y Cristianos. Los primeros apoyan al infante D. Carlos, hermano del rey fallecido, que ve cortadas sus aspiraciones al trono por la derogación de la mencionada Ley de Sucesión; los segundos son los seguidores de la Reina Regente, que defiende los derechos de su hija Isabel II. A partir de tal momento las dictaduras militares, los pronunciamientos y las luchas fratricidas desangrarían a nuestra Nación, sin permitirle progresar al compás que lo hacía Europa.

 

 

SEGUNDA ÉPOCA

En 1841, vuelve a renacer "NUMANCIA"; después de este largo período de inexistencia, el General Ferraz, a la sazón Inspector de Caballería, reorganiza completamente el Arma.

Se inicia con ésta una serie de reformas, continuas e innecesarias, que llevarían al Arma al borde de su disolución; Vasallo refleja exactamente el sentir con su frase: "La Caballería ha dejado de existir". "NUMANCIA" es reorganizada en 1841 en Alcalá de Henares por Real Orden de 3 de Agosto; esta fecha constituye un jalón importante para la estructura de la Caballería, dado que en virtud del Real Decreto, se organiza en el Arma una escala general y única, con una sola numeración de cuerpos y, por tanto, sin discriminación de especialidades o institutos como hasta entonces se venía haciendo. Medida orgánica acertada y muy conveniente, ya que abolía toda una serie de escalafones particulares, tan poco adecuados en una organización militar. En virtud de dicha nueva disposición el Regimiento toma el nombre de Regimiento "NUMANCIA" número 14 de Caballería. Según consta en el Historial manuscrito del Regimiento de este año de 1842, es nombrado Coronel Jefe del Regimiento D. Miguel Manduit; Teniente Coronel Segundo Jefe, a D. José Antonio Quesada procedente del Regimiento de la Guardia Real. Incluye así mismo el citado Historial la relación de todos los Cuadros de Mando del Regimiento y su procedencia.

Para la fuerza de Tropa y Caballos contribuye cada uno de los catorce Regimientos del Arma ya reorganizados, incluso el de Húsares de la Princesa; este último aporta un contingente de dos Sargentos, seis Cabos, y catorce soldados con veinticinco caballos.

Este período de reorganización es sumamente detallado en el Historial de la Unidad, llegando incluso a los datos más insignificantes: "para plantear las oficinas del Sr. Coronel y Mayoría se entregaron al Cuerpo por la Inspección General del Arma, una Caja sumamente deteriorada que perteneció al antiguo y extinguido Regimiento de Dragones del Rey, dos papeleras, un botiquín y dos carros con tres caballos cada uno". A mediados de año, es elegido por el Vicario General Castrense para Patrón del Regimiento a San Cecilio, Patrón de Granada. En Marzo de este año pasa su primera revista con 736 hombres y 452 caballos.

En España, tras la abdicación a comienzos de 1843 de la Reina Madre María Cristina, sube a la regencia del Reino el General Espartero, produciendo entre finales de 1842 y principios de 1843 distintos levantamientos en toda España, siendo el de Barcelona el más grave. El General Espartero deja la regencia y se inicia la "Década Moderada" de matiz liberal.

Esta cadena de acontecimientos sorprende al Regimiento en Zaragoza con destacamentos en varios pueblos de Aragón (Tauste, Ariza, Fraga, Ejea y Teruel). Reunido en Mayo de 1843 (la fuerza desmontada que se encontraba en Burgos regresa a Zaragoza) se vuelve a disgregar en Junio en destacamentos de 140 caballos pare Teruel y 120 pare el Ejército de Cataluña que estaba al mando del General D. Antonio Seoane, quedando el resto de la fuerza del Regimiento en Zaragoza, compuesta de 350 desmontados y 60 caballos; el destacamento del Ejército de Cataluña no llega a tiempo de participar en los sucesos de Barcelona.

Cuando se produce el alzamiento nacional contra Espartero, "NUMANCIA" obró militarmente sin apartarse de los principios de una severa disciplina, uniéndose sus destacamentos a la columna del General Narváez que, desde Valencia, avanzan sobre Madrid. En los madrileños campos de Torrejón de Ardoz se libra la decisiva acción contra los insurrectos el 23 de Julio, produciéndose así mismo, antes del combate, el relevo del mando del Regimiento que es asumido por el Coronel D. Juan Contreras por enfermedad del Coronel D. Miguel Manduit, el cual lo ostentaba hasta entonces.

Después de la citada acción, el Regimiento queda acuartelado en Vicálvaro hasta el 21 de Agosto en que efectúa su entrada en Madrid, ocupando el cuartel del Pósito, donde permanece hasta el 3 de Diciembre, marchando a Vallecas en esta fecha; vuelve a Vicálvaro el día 15 y el 25 es destinado a El Pardo.

Un mes antes, Isabel II es declarada mayor de edad y el General Narváez sube al poder; este hecho vuelve a traer luchas internas en nuestro país con diversas sublevaciones.

Para reprimir el pronunciamiento de Cartagena contra el Gobierno, "NUMANCIA" sale de Madrid el día 3 de Febrero de 1844 encuadrado en la Primera División de Operaciones de Castilla, cuya Jefatura ostenta el Brigadier D. Fernando Fernández de Córdoba; al mando del Regimiento el Coronel D. Felipe Mendiente por destino al Regimiento Lusitania de su antecesor el Coronel D. Juan Contreras. Llega a Cartagena el día 20 con la División efectuando reconocimientos los primeros días. Comienza el sitio a la ciudad, sufriendo "NUMANCIA" diariamente fuego desde la Plaza. En la noche del día 16 de Marzo, las fuerzas enemigas salen de la ciudad y atacan al Regimiento de Infantería de la Reina, haciendo uso el General de la División de una parte de "NUMANCIA" para rechazar a las citadas fuerzas, las cuales se retiran al interior de la Plaza que terminaría capitulando el día 25, entrando nuestro Regimiento en la misma. Vuelve a El Pardo sufriendo el día 18 de Abril un nuevo traslado a Sevilla, dejando guarniciones en Córdoba y Jerez.

Se produce una nueva reorganización en toda el Arma de Caballería. Con fecha 18 de Mayo de 1844 otro Real Decreto ordena que la organización interna de cada cuerpo se hiciera a base de cuatro Escuadrones (mandados cada uno por un Comandante) de 165 plazas por Escuadrón, si bien tan sólo 145 eran montadas, con lo que los efectivos de "NUMANCIA" ascienden a 690 jinetes con 588 caballos. Igualmente señalaba dicha disposición oficial, cosa hasta cierto punto algo desconcertante, que en esta nueva estructura del Arma se volviera al antiguo y poco orgánico sistema de las numeraciones parciales, abolidas en el año de 1842. Por tanto con arreglo a la citada y poco meditada orden, el Regimiento pasa a pertenecer al Cuerpo de Cazadores con el nombre de Regimiento "NUMANCIA" número 2 de Cazadores.

A primeros de 1845 se traslada de guarnición a Granada, distribuyendo su fuerza en destacamentos en Málaga, Almería, Jaén y Ronda; en estos servicios transcurrirá también 1846 y 1847, aunque en Mayo de este último año coopera en sofocar la sublevación que, con el pretexto de la carestía del pan, tuvo lugar en Granada.

Por Real Decreto de 7 de Septiembre de 1847 es nombrado Coronel del Regimiento D. Luis Bessieres. En este año es conveniente puntualizar que el libro titulado "Síntesis Histórica de la Caballería Española" del General de Caballería DEM. D. Joaquín de Sotto y Montes se señala sin especificar que el Regimiento ingresa en el instituto de Lanceros con el número 12, pero este extremo no ha podido ser confirmado, ya que en ninguna de las fuentes consultadas, ni en el Historial manuscrito del Regimiento ni en la obra de Clonard, se hace referencia a este dato, que creemos no llegó a producirse de hecho.

La situación de los territorios españoles en el Norte de Africa, al final de este año, es preocupante. La población indígena comienza a producir altercados en la zona y el Gobierno, ante tal hecho, decide reforzar las guarniciones de estas plazas. Con este motivo, se traslada a Málaga el primer Escuadrón de "NUMANCIA" a las órdenes del segundo Comandante D. Pío Moreno, acompañando al Excmo. Sr. Capitán General de Granada. El día 24 de Marzo se le da la orden de embarcar para Melilla a las órdenes del Capitán D. José Rufián; orden que es cumplimentada el día 11 de Abril formando con sesenta y nueve hombres de tropa y sesenta caballos más la dotación de Oficiales correspondiente; llegan a Melilla el día 12 por la mañana, permaneciendo en ella sin acción de combate destacables hasta el 14 de Junio en el que se les da la orden de salir de la plaza para cargar contra los rifeños. Se llevan a cabo las órdenes recibidas causando a los moros, según el parte emitido ochenta muertos, y teniendo que lamentar el Escuadrón la pérdida del Sargento Segundo D. Ignacio Fernández, un Cabo y dos Soldados con sus caballos respectivos. Un hecho heroico se produce en esta acción que relata minuciosamente el Historial manuscrito del Regimiento y el cual reproducimos: "Es de notar la heroicidad y valor del referido Sargento Segundo D. Ignacio Fernández que por su mano mató cuatro infieles y habiendo muerto su caballo se expresó en estos términos: <Donde muere mi caballo, muero yo> y arrojándose sable en mano sobre el parapeto inmediato que ocupaban los moros fue víctima de un pistoletazo de sus adversarios". Por esta acción el Escuadrón, por Real Orden de 21 de Diciembre, recibió diversas recompensas. A su regreso a la Península el 4 de Enero de 1849, entrega sus caballos al recién creado Primero de Cazadores de África.

El resto del Regimiento permaneció en Granada durante todo el año 1848 siendo también recompensados sus Jefes y Oficiales por su lealtad al Gobierno y al Rey.

Incorporado el destacado Primer Escuadrón al Regimiento el 22 de Febrero de 1849, a la ciudad de Granada, vuelve a prepararse "NUMANCIA" para reducir una sofocación, esta vez es en la ciudad granadina de Motril, hacia la que parte el Regimiento con toda su fuerza disponible que constaba de 238 hombres de tropa y 235 caballos más la plantilla de Jefes y Oficiales correspondientes, regresando a Granada el 27 del mismo mes, una vez restablecida la calma en la citada ciudad.

Debido a la situación política y a la represión del gobierno del General Narváez, se originan una serie de levantamientos (limitados y descoordinados) de los liberales y republicanos, como el referido de Motril. El Regimiento participa en otras acciones como en el refuerzo a la Plaza de Jaén y el aniquilamiento de una partida de sublevados en Despeñaperros, permaneciendo siempre fiel al Gobierno legalmente constituido.

En este año de 1849, el 23 de Diciembre, se produce una nueva reorganización del Arma, pasando "NUMANCIA" al cuerpo de Lanceros con el número 12.

Entramos en un período de calma en el Regimiento, sólo alterado por traslado de guarnición de Granada a Ciudad Real el 4 de Septiembre de 1850 y el relevo en el mando del Regimiento, siendo nombrado primer Jefe el Coronel D. Ramón Gómez el día 17 de Agosto de este año, por pase a la situación de "reemplazo" del Coronel D. Luis Bessiers.

Como ya nos tienen acostumbrados en esta época, sucede una nueva reorganización del Arma de Caballería en 1851, siéndole asignado al Regimiento el número 14 del Cuerpo de Lanceros; se componía cada Regimiento de 4 Escuadrones con un total de 522 hombres y 400 caballos. Con tantas reorganizaciones, acabó por ser general la confusión reinante y la desorientación de los fines del Arma, un hecho demostrable.

En 1851 el Regimiento se dedica a perseguir partidas de malhechores en las provincias de Ciudad Real y Jaén; trasladado el 11 de Abril a Vicálvaro, pasa en Julio a Madrid, donde permanecerá hasta el 10 de Diciembre, en que es asignado al distrito de Cataluña, entrando en Barcelona el 17 de Enero de 1852, tras dejar el Primer Escuadrón en Tarragona y el Segundo en Lérida; reunido en Abril todo el Regimiento, permanecerá en la Ciudad Condal hasta la noche del 14 de Julio de 1854, en la cual, tras el levantamiento de Vicálvaro (sublevación de los Generales O'Donnell y Dulce de tendencia liberal progresista), el Regimiento, fiel al nuevo régimen, sale a sofocar la resistencia de Gerona junto a otros cuerpos y, seguidamente, con fecha 11 de Agosto, pasa a las guarniciones de Reus y Tarragona. El 14 de Octubre un nuevo relevo en el mando de "NUMANCIA", tomando posesión de su jefatura el Coronel D. Pedro Caro Ripoll.

En nuestro país se siguen sucediendo levantamientos carlistas que, aunque aislados en un principio, hacen imposible un gobierno estable. El General Espartero terminará dimitiendo siendo aplastada la Milicia Nacional alzada en armas. Una de estas sublevaciones es la producida en Mayo de 1855 por el levantamiento, en Zaragoza, de los Escuadrones de Cazadores de Aragón y de Cataluña a favor de D. Carlos (pretendiente a la Corona de España), a la que se unen distintas fuerzas de Aragón y Castellón. Con este motivo sale el Coronel de "NUMANCIA" D. Pedro Caro con una fuerza de ochenta jinetes a tomar el mando de la columna de vanguardia de la tropas reunidas por el Excmo. Sr. Brigadier Comandante General de Tarragona, situadas en Tortosa, y con ella, se dirige al Maestrazgo en persecución de los sublevados y partidas carlistas formadas en el país; en esta situación permanece hasta el 30 de Junio, en que exterminadas aquéllas, regresa a Reus y, posteriormente, en Diciembre a Barcelona donde permanecerá hasta 1858. Es necesario hacer mención al Cuarto Escuadrón del Regimiento que en este año operaba independiente en la provincia de Lérida, con las mismas misiones de sofocar las sublevaciones carlistas incorporándose al Regimiento el 31 de Marzo de 1856. En Diciembre de este año es nombrado Coronel Jefe del Regimiento D. Joaquín Gómez de Barreda que pasa a la situación de "Cuartel" el 6 de Julio de 1858, siendo sustituido por el Coronel D. Eduardo Carandolet, Marqués de Portugalete.

Los años de intrigas y rebeliones en España siguen produciéndose, el descontento popular por la carestía va en aumento, sobre todo en Andalucía. En 1861 se produce la sublevación republicana de Loja; son también los años de la guerra de África (1859-1860); de las expediciones a la Conchinchina (1858-1861) y México (1861-1862), y de la campaña de Santo Domingo.

"NUMANCIA" entra el 22 de Noviembre de 1859 en Valencia, para combatir en la zona del Maestrazgo contra la partida sublevada, capitaneada por el General Ortega, en favor del Conde De Montemolin (el llamado Carlos IV, por los carlistas) produciéndose el encuentro el 2 de Abril de 1860. Una vez reducida la revuelta es destinado en servicios de guarnición a Madrid ocupando el Cuartelillo del Real Palacio, donde permanece hasta el 2 de Enero de 1862 en el que se traslada al Cantón de Alcalá de Henares. A principios de 1863 toma el mando del Regimiento el Coronel D. José Riquelme Gómez por pase a la situación de "licencia" del Marqués de Portugalete; posteriormente, a finales del año mencionado el Coronel Riquelme deja el mando del Regimiento en favor del Coronel D. Antonio de la Encina. Vuelto a Madrid el Regimiento es trasladado a Ocaña el 11 de Enero de 1864 en donde permanecerá hasta el 22 de Mayo de 1865. Durante este período se suceden en el mando del Regimiento los Coroneles D. José de Llano Guinea, Marqués del Llano y D. Zacarías Ruiz Albornoz y Figuerola que lo ostentó hasta 1867. Como podemos observar, éstos son años de servicios de guarnición en diferentes lugares de la geografía española sin hechos de armas destacables, aunque sorprende la movilidad de nuestras Unidades que sufrían largas y agotadoras marchas en tiempos sin grandes comodidades en el transporte, que prueban el alto grado de sacrificio de los jinetes de "NUMANCIA".

El año de 1865 vuelve a contemplar una reorganización del Arma de Caballería tomando el Regimiento el numero 7 del Cuerpo de Lanceros, siendo destinado a Burgos; la fuerza que debía tener era de 600 hombres y 460 caballos aunque sólo había 592 y 474, respectivamente. Poco después la plantilla cambió a 608 hombres y 474 caballos y, más tarde, vuelve a cambiar (Agosto de 1866) a 580 y 454, respectivamente. ¡Así era imposible que el Arma funcionara!. Es curioso mencionar que en el Historial manuscrito del Regimiento comienzan estos años con la frase "También este año sufre alteración la fuerza reglamentaria. . . "

En Mayo de 1867 toma posesión del mando de "NUMANCIA" el Coronel D. Federico Berriz Garrido y posteriormente es destinado el Regimiento a Palencia (tercero, cuarto y quinto Escuadrones y la PLM) y Zamora (primer y segundo Escuadrones); relevados éstos en Julio de 1868, se reúnen con el Regimiento que, tras un breve tiempo de guarnición en Valladolid, vuelve a disgregarse entre Palencia y Logroño. Las continuas tomas de mando del Regimiento, como era habitual en este período, se suceden y en este año lo asume el Coronel D. Fernando Villalba y Alcaraz.

Es interesante volver a la situación política española para comprender el caminar del Regimiento, paralelo a la historia del momento y su participación en los graves hechos que van a suceder. La muerte del General Narváez el 23 de Abril de 1868, supuso el principio del fin de la monarquía de Isabel II. Despreciada, al igual que su Gobierno, hasta por el Ejército, el General Prim se pone al frente de una conspiración y ayudado por el Almirante Topete y bajo la dirección del General Serrano, lanza su manifiesto en Cádiz el 18 de Septiembre de 1868; el 28 de este mismo mes se produce el choque de los rebeldes con las fuerzas leales en Alcolea. Derrotadas éstas, la Reina, que se encontraba veraneando en Lequeito (Vizcaya), pasa a Francia el día 30 del mismo mes. Inmediatamente después, el 5 de Octubre, se proclama la Junta de Gobierno y el General Serrano es proclamado Jefe del Estado Español. La única fuente de autoridad que permanecía en nuestro país era el Ejército.

Todos estos sucesos no arreglarían los problemas: Cuba en Guerra, los partidos políticos agitados, los republicanos organizándose, la monarquía apuntalada y los carlistas conjurados. El panorama no podía ser más desalentador y presumía el comienzo de años de guerra entre españoles.

El trono es cubierto por Amadeo I de Saboya, que se encontraría solo después del asesinato de su mejor valedor, el General Prim, cuya capilla ardiente visita al desembarcar en nuestra Patria. Ante la situación anárquica del país, tras dos años y dos meses, abdica. Los carlistas que si por algo se caracterizan es "por vivir fuera de la historia y del tiempo", según palabras del historiador Ricardo de la Cierva, intentan probar suerte una vez más con diversas acciones que no darían resultado.

En Febrero se proclama la Primera República, que no sólo no arregló los problemas de la nación sino que los agravaría fomentando un federalismo que degeneraría en cantonalismo.

El Regimiento "NUMANCIA" ha sufrido mientras tanto diversas vicisitudes. En primer lugar, el Quinto Escuadrón es disuelto en 1869; en segundo lugar, acomete acciones contra partidas carlistas en León, contra partidas republicanas en el Monte de la Espina (1869) y servicios de protección por destacamentos en Astorga, Soria, Salamanca, Logroño y Miranda de Ebro. Termina este período, trasladándose todo el Regimiento de guarnición a Logroño, el 17 de Octubre de 1870, para marchar posteriormente a finales del año a Vitoria, operando contra los carlistas en Navarra y Vascongadas. Por último, en tercer lugar se suceden en el mando del Regimiento los Coroneles D. Fernando Villalba y Alcaraz (1868), D. Gregorio Martín López (1871), D. Manuel Sousa y Verdes Montenegro (1872) y D. Fernando Casamayor y Aparicio (1873).

A finales de 1872 al Regimiento le es asignado el numero 11 en el conjunto general del Arma de Caballería.

Tras la proclamación de la Primera República, el pretendiente hizo valer sus derechos; desde hacía tiempo los voluntarios carlistas se congregaban en Navarra, Vizcaya y Guipúzcoa, naciendo brotes en Cataluña, Valencia y Castilla. Sin embargo, al Ejército Carlista le faltaba de todo: armas, municiones, un plan orgánico adecuado y, sobre todo, dinero. Soldados sobraban, y el vacío de cuadros se llenó parcialmente con oficiales monárquicos desengañados de la República, aunque en número insuficiente. El 17 de Febrero de 1873 comienza la segunda guerra civil.

La guerra se impuso en tres escenarios distintos, de los cuales sólo en el del Norte actuarían destacamentos de "NUMANCIA". El referido frente del Norte sería el más grave, orientándose la atención prioritaria del Gobierno hacia la región vasco-navarra.

El Ejército del Norte al mando del General Pavía se articuló en tres Divisiones, aunque sólo una, la del General Santa Pau cuenta con una Brigada de jinetes entre los que se encuentra un destacamento del Regimiento, permaneciendo el resto de "NUMANCIA" en Vitoria afecto a este Ejército. Sería muy farragoso detallar todas y cada una de la acciones de los destacamentos del Regimiento, por lo que sólo reseñaremos las más importantes, que fueron:

- Acciones de Allo, Arellano y Discantillo, donde los 22 jinetes del Regimiento que escoltan al ya Mariscal Santa Pau cargan sobre el enemigo y le hacen retroceder, distinguiéndose según crónicas de la época por su valentía e impetuosidad (Enero de 1873).

- Desalojo de la Partida del cabecilla Unzueta, del pueblo de Ollavarte (9 de Enero a 21 de Febrero de 1873).

- Acción de Monreal de Navarra donde 40 jinetes de "NUMANCIA" al mando del Teniente Coronel D. Ramón González Durana cargan y desalojan a la masa carlista que se había apostado en la carretera del citado pueblo, siendo gravemente herido el Capitán del Regimiento D. Francisco Argueta, que falleció poco después (Abril de 1873).

- Encuentro victorioso de Velavieta (91 de Noviembre de 1873).

- Acciones en el sitio de Bilbao (Enero de 1874). El destacamento formado por dos Secciones del Regimiento "NUMANCIA" hace varias salidas con gran arrojo y valentía.

- Colaboración en la ocupación de Villareal de Alava (24 de Mayo de 1874), en la que participa todo el Regimiento.

- Protección en la retirada de Monte-Muro impidiendo que el enemigo cortara la línea por el centro, cargando brillantemente en esta fase del combate (27-28 de Junio de 1874).

- Acciones de la Puebla de Arlazón (28 de Agosto de 1874) y San Vicente de la Sonsierra (8 de Octubre de 1874).

En Enero de 1874 toma el mando del Regimiento el Coronel D. Rafael Nogueras y Rodríguez y el 13 de Octubre de este año se le señala Burgos como nueva guarnición de destino, participando durante el siguiente año en diversas operaciones entre las que destacan:

- Escolta a S.M. D. Alfonso XII (2-9 de Febrero).

- Ocupación de Monte-Esquinza (2 de Febrero).

- Captura de ganado en Monte-Jurra (20 de Abril).

- Toma de Viana (31 de Julio), en la que el Teniente Coronel D. Enrique Franch Tressera carga al frente de dos Escuadrones de "NUMANCIA" contra tres Batallones carlistas, a los que bate y desaloja de sus posiciones.

El 30 de Agosto de 1875 toma el mando del Regimiento el Coronel D. Luis Saldabo Sánchez, por pase a la situación de "reemplazo" de su antecesor. En Septiembre de este mismo año se organizan tres Divisiones articuladas independientes; "NUMANCIA" queda encuadrado en la División de la Ribera, que está integrada por tres Regimientos de Lanceros y mandada por el General D. José Jaquetot.

Terminada la guerra en Cataluña, el Ejército del General Martínez Campos pasa al País Vasco-Navarro quedando constituido el Ejército de la Izquierda que operaría en Burgos y las Vascongadas, dejando Navarra para el Ejército de la Derecha (formado por los de Cataluña y del Centro). El 31 de enero de 1876, "NUMANCIA" es destinado a la División del General Maldonado perteneciente al Ejército de la Izquierda y encuadrado en la Brigada de Caballería al mando del Brigadier D. Juan Contreras. El resto de la guerra lo pasó el Regimiento en marchas sin ninguna acción destacable, trasladándose la PLM a Logroño, mientras el resto del Regimiento seguía operando desde Santo Domingo de la Calzada, en donde se reuniría más tarde (23 de Junio de 1876) dejando destacamentos en Bilbao y Granada (depósito).

El 4 de Mayo de 1877 regresa a Vitoria, en donde realizó diversas operaciones de limpieza de los insurrectos carlistas. Retorna posteriormente a Santo Domingo de la Calzada el 26 de Octubre de 1878, dejando nuevamente destacamentos en Durango y San Sebastián. Salvo una breve estancia en Vitoria (26 de Enero al 23 de Septiembre de 1880), permaneció en Santo Domingo hasta el 24 de Noviembre de 1883. Durante este tiempo se suceden en el mando del Regimiento los Coroneles D. José Ortiz Borrás (1879) y D. Ramón Rubalcaba Negrón (1890) que ostentaría el mando por un período de tiempo de once años y anularía la sublevación de una parte del Regimiento, acontecimiento que a continuación se relata.

Dentro del marco de la situación política española, una vez acabada la guerra, los elementos republicanos seguían conspirando contra la monarquía. El jefe republicano Ruiz Zorrilla, continuaba empeñado en una República burguesa por medio de un pronunciamiento militar (ARM), que llegó a dominar unas veinte guarniciones. El pronunciamiento se llevaría a cabo el 5 de Agosto de 1883.

Fracasado en Badajoz, el día 8 se sublevó Santo domingo de la Calzada y el 10 la Seo de Urgell; sin sincronizarse entre ellos, acabaron en un rotundo fracaso.

Parte del Regimiento participa en dichos acontecimientos que según relata el Historial manuscrito de "NUMANCIA" se producen de la siguiente manera: "El día 8 y a consecuencia de la sublevación estallada en este punto a las dos y media de la mañana, en la que tomaron parte el Maestro de Trompetas, tres Sargentos Primeros y nueve Sargentos Segundos, los cuales sobornaron a doscientos veinticuatro cabos y soldados y toda la fuerza al mando de un Teniente del Regimiento de Caballería de Reserva numero 24 (sic). Se personó en el Cuartel el Sr. Coronel del expresado inmediatamente que tuvo noticia de tan desagradable suceso, el que acompañado desde el primer momento del Comandante Don... (relata los nombres de todos los cuadros de mando que le acompañaron en persecución de los insurrectos), persiguen a los sublevados por la carretera de Nájera; a legua y media encontraron a dos Sargentos Segundos con nueve más de tropa que se incorporaron al grupo perseguidor. En Torrecilla de Cameros alcanzaron a los sublevados y el primer Jefe gritó: <ALTO NUMANCIA QUE OS LLEVAN ENGAÑADOS>, a consecuencia de lo cual algunos sublevados se pasaron a la columna leal y los otros, de una manera completamente forzada, hicieron varias descargas sin producir baja alguna". Atrincherados los sediciosos en el pueblo de Pedrosa, los perseguidores regresaron a Santo Domingo. Vuelven éstos de nuevo con más fuerza, incorporando más desertores de la columna rebelde, hasta que en Villanueva de Cameros lo hizo el resto, después de haber muerto por disparos de un Soldado del Tercer Escuadrón el cabecilla de los sublevados Teniente D. Juan Cebrián Piqueras el mismo día 8 de Agosto a las 22:30 horas. Como resultado de la intentona golpista son condenados a muerte por fusilamiento 4 clases (no especifica rango) y nueve más ingresan en prisión.

Dentro del Arma de Caballería se llevan a cabo las reformas de 1885 en la que el Regimiento se ve afectado por su inclusión en el Cuerpo de Dragones junto con los Regimientos de "Santiago", "Montesa" y "Lusitania", con el nombre de Regimiento de Dragones "NUMANCIA" número 9, en un intento de aumentar la eficacia del Arma, con el mayor empleo del fuego, en detrimento del sable y coraza, siguiendo así las tendencias de la época. El numero total de Regimientos activos en Caballería fue de veintiocho al convertirse a este tipo de Unidad los Escuadrones de Galicia y de Mallorca, desapareciendo los Escuadrones de Depósito.

Una reestructuración del Ejército en 1891, afectó al encuadramiento orgánico de todas las fuerzas, creándose las Divisiones (una era de Caballería, formada por seis Regimientos) y los Cuerpos de Ejército Regional. Desaparecen los Regimientos de Reserva (renacen nuevamente en 1893) y vuelven a aparecer los Escuadrones de Depósito.

Con este panorama, "NUMANCIA" llega a Pamplona a finales de Noviembre, dejando el primer Escuadrón destacado en Tudela, y se encuadra en la Primera División del Cuarto Cuerpo de Ejército, permaneciendo en la citada Plaza hasta el 20 de Junio de 1899 en servicios de guarnición y de persecución de algunas partidas de facciosos.

A principios del año 1891 asume el mando del Regimiento el Coronel D. José D'Harcout Moriones por ascenso a General de Brigada de D. Ramón Rubalcaba Negrón y, en Enero de 1894, el Coronel D'Harcout es sustituido por el Coronel D. Luis Aymat Benedicto. Posteriormente, en 1897 se suceden en el mando los Coroneles D. Eladio Andino de Solaz y D. Rafael Pérez Lasso de la Vega.

El Regimiento permanece en la Plaza de Pamplona hasta 1898, habiendo destacado a Cuba un Escuadrón, en Mayo de 1895, con motivo de la guerra que España mantenía con Estados Unidos por la posesiones de Ultramar. Este hecho oscuro se relata brevemente en el historial manuscrito realizando operaciones en la zona de Santo-Espíritu (próxima a La Habana) sin constatación de hechos destacables; su vuelta, completamente diezmado por la fiebre amarilla, se produce durante ese mismo año.

El 20 de Julio de 1899 el Regimiento marcha destinado a Barcelona, ocupando el Cuartel de "Los Doks", dejando destacamentos en Lérida, Vich, Granollers y Figueras.

 

 

SIGLO XX

El siglo XIX que comenzó con luchas, había acabado con luchas. La situación del Arma de Caballería no podía ser más desastrosa debido a las transformaciones y reorganizaciones que tenían sumida al Arma en un "despiste total", que los sucesivos gobiernos acentuarían al utilizar las Unidades en tareas de orden público. La estructura de la Caballería a comienzos de siglo está más cerca de la del General Godoy, a comienzos del siglo XIX, que de la época moderna que comienza. Para esta conclusión no eran necesarias tantas reformas.

"NUMANCIA" cambia de acuartelamiento en Barcelona a lo largo del año 1900, alojándose en el cuartel de la Barceloneta y en él permanece hasta el 26 de Septiembre de 1901 que pasa a la guarnición de Vilanova i la Geltrú, dejando al Tercer y Cuarto Escuadrón destacados en Vilafranca.

Las sucesiones en el mando del Regimiento en estos dos años no permiten la acción continuada del mismo, puesto que en tan corto espacio de tiempo asumen el cargo los Coroneles de Caballería D. Arturo Ruiz Sanz (1900), D. José Castaños Guzmán (1901) y D. Germán Bradeis Gleichaf, que ostentaría el mando hasta 1908.

Cuando Alfonso XIII es coronado Rey de España el 17 de Mayo de 1902, Barcelona se encuentra en pie de guerra. La huelga de los metalúrgicos se había hecho general y se extendió a otros lugares de Cataluña, dando ocasión al Gobierno para utilizar el Ejército en la sofocación, produciéndose 40 muertos y más de 200 heridos en los enfrentamientos. Fue la primera intentona seria de los anarquistas españoles. "NUMANCIA" participa en estos sucesos saliendo el día 17 de Febrero hacia Barcelona para restablecer el orden público, tarea en la que continuará hasta el 25 del mismo mes, regresando el día 28 a sus guarniciones.

El 30 de Marzo de 1903, un nuevo traslado de la PLM a Barcelona, permaneciendo el Segundo Escuadrón en Gerona y el Primero, Tercero y Cuarto Escuadrones en Vilanova i la Geltrú, Vilafranca y Vich, respectivamente, hasta Octubre de 1904, en que se reúne todo el Regimiento en el cuartel de Alfonso XIII de la capital catalana.

El 22 de diciembre por Real Decreto, publicado en el DO. número 286, es nombrado Coronel Honorario de "NUMANCIA" S. M. I. el Emperador de Alemania D. Guillermo II de Hollenzollern, mientras que su hijo S. A. I. D. Federico Guillermo, Príncipe de Alemania, fue designado Capitán honorario el 31 de Diciembre de 1905, según DO. número 263 (dos años más tarde se le concede el empleo de Comandante honorario).

Sólo dos hechos destacables ocurren hasta Julio de 1909. En primer lugar, la gran fiesta que con ocasión del Bicentenario de la creación de "NUMANCIA" se celebró el 1 de Abril de 1907, reflejándose en el Historial del Regimiento con máximo detalle los actos organizados con tal motivo, a los que asistió una representación alemana en nombre de S. M. I. el Kaiser Guillermo II. En segundo lugar, el acto de entrega del mando del Regimiento en 1908, el cual es asumido por el Coronel D. Cesáreo Caravaca Urtiaga.

La reorganización del Arma de Caballería en 1909 deja sólo tres Regimientos de Dragones, uno de los cuales es "NUMANCIA", formando la Segunda Brigada de Caballería.

La política exterior española al comenzar este siglo viene marcada por la vocación mediterráneo-africana, como consecuencia de que España no puede permanecer indiferente a las penetraciones europeas en el continente africano. La Conferencia de Algeciras en 1906, asigna a España el Norte de Marruecos como zona de pacificación, ante la impotencia del Sultán para hacerse obedecer; el Marruecos meridional (el más rico) es asignado a Francia, siendo los intereses mineros alemanes los que en la penumbra manejan los hilos de los acuerdos.

Tras el ataque rifeño a los trabajadores del ferrocarril de las minas en la zona de Melilla, a comienzos del verano de 1909, se inician los combates por lo que el General Marina, Comandante General de la Plaza pide refuerzos al Gobierno de la Nación, decretando éste la movilización incluyendo a los reservistas casados, lo que movió a los líderes de Solidaridad Obrera (de ideología anarquista) a aprovechar el lógico dolor de los familiares de los movilizados, creando así desórdenes en diferentes lugares de España. Formado un comité de huelga (con la colaboración de los radicales y los socialistas de la UGT), se llamó a ésta el 26 de Julio de 1909, ocurriendo enfrentamientos entre los piquetes y los trabajadores no afiliados a estos sindicatos, originando una gran violencia y degenerando los días siguientes en disturbios de tipo anticlerical que dieron como resultado la quema de cuarenta y dos conventos e iglesias. La violencia, que se extendió a otros lugares de Cataluña terminó el 30 de Julio.

Inmerso en estos sucesos, "NUMANCIA" fue uno de los encargados de reprimir los desmanes, saliendo de su guarnición el día 26 y regresando el día 31, una vez sofocada la revuelta, aunque los Escuadrones Tercero y Cuarto formarían parte, entre el 18 de Agosto y el 16 de Noviembre, de una columna que batió las zonas de Manresa y la Conca de Tremp.

En 1911 y 1915 toman el mando del Regimiento respectivamente los Coroneles D. Angel Dulce y Antón, Marqués de Castell-Florite y D. Francisco Mercader Zufía, Vizconde de Bell-Lloch. Sin más actividad que realizar servicios de guarnición, permanece hasta el 13 de Agosto de 1917, en que se le ordena restablecer el orden público en la Ciudad Condal, regresando el día 20 a los Cuarteles. Estas alteraciones eran consecuencia de la huelga general decretada por los socialistas en apoyo a los obreros ferroviarios de Valencia, levantados por los republicanos. El movimiento irá al fracaso, pero la CNT le da un aire revolucionario en Barcelona, forzando al Capitán General a decretar el día 13 de Agosto el estado de excepción y el enfrentamiento entre soldados y huelguistas adquiere gran dureza.

Otro grave altercado, que obligaría a actuar al Regimiento, fue la huelga, iniciada a finales de 1919, denominada "La Canadiense", empresa que suministraba la electricidad a una buena parte de la provincia de Barcelona. El protagonista fue esta vez el Sindicato Único del agua, gas y electricidad, controlado por la CNT.

Se ordena la militarización del servicio el día 9 de Marzo de 1920 y la situación se agrava el día 19, declarándose la huelga general el día 24, siendo el resultado de la misma la declaración del estado de guerra por las autoridades. El 1 de Mayo ante el "aburrimiento general" por tantos desórdenes, se va volviendo a la normalidad, siendo total el día 10 del mismo mes. La fuerza de "NUMANCIA" actúa en estos sucesos el 13 de Marzo y el 14 de Abril. - Extrañamente, la hoja numero 236 del Historial manuscrito del Regimiento correspondiente a este año de 1920, está en blanco.

En 1921 asume el mando del Regimiento el Coronel D. Luis Gutiérrez García, año en el que, como consecuencia del llamado Desastre de Annual (zona de Melilla), se ordena la movilización a la primera situación de servicio activo del segundo y tercer año (reservistas), completándose la plantilla del Regimiento que llegó a ser la de guerra en previsión de apoyo al Ejército Expedicionario de África, manteniéndose esta situación hasta 1924.

La situación en España en el verano de 1923 es de avance continuo hacia una dictadura, proclamándose la misma el 13 de Septiembre. El régimen parlamentario no había satisfecho los problemas de la nación, por lo que la dictadura de Primo de Rivera se acoge con cierta expectación. Sólo anarquistas, sindicalistas, republicanos y otros disidentes opusieron alguna reacción. Respecto a la cuestión africana, la caída de Xauen agravó la situación de nuestro Ejército en Marruecos, realizándose la retirada estratégica en la zona de Yebala (Ceuta).

El Regimiento en este año va a participar activamente con parte de su fuerza en la guerra en el Norte de África contra los rifeños liderados por el legendario Abd-el-Krim. Por Orden telegráfica de 10 de Octubre se comunica al Regimiento la fuerza que debe mandar, emprendiendo ésta el día 12 la marcha para Ceuta. El Escuadrón expedicionario formado sobre la base del Primer Escuadrón y completado con elementos del Segundo, al mando del Comandante D. Arturo González Fraile llega a Sevilla por ferrocarril el día 15 con 176 hombres y 170 caballos, embarcando en la citada localidad andaluza con dirección a Ceuta. Destinado al sector de Tetuán realiza operaciones en Ben Karrich (escolta de ambulancias y protección de carreteras), en la ocupación del macizo de Menkal, en Larache y Zoco-El Had (1925). Entregado el ganado en el Depósito de la zona de Larache embarca la Unidad en el vapor "Isleño" rumbo a la Península el día 6 de Noviembre de 1925, llegando a Barcelona el 9 del mismo mes, incorporándose al Regimiento, mandado desde 1924 por el Coronel D. Ramón de Ciria y Pont.

En 1926, por Real Decreto de 26 de Noviembre se dispone que "NUMANCIA" y los Regimientos de Dragones de "Santiago" y de "Montesa" constituyan la Cuarta Brigada de Caballería con guarnición en Barcelona y la denominación de "Regimientos tipo A". La plantilla del Regimiento es de 39 Jefes y Oficiales, 2 contratados, 512 de Tropa (los suboficiales pertenecían a esta clase) y 478 caballos.

El 30 Enero de 1930, el General Berenguer forma gobierno en España, en un intento de apuntalar el Régimen vigente. Los republicanos aúnan sus esfuerzos y la monarquía está cada vez más sola, en parte debido a que los graves problemas que asolan al país no se solucionan y en parte a las agitaciones, que como resultado de ellos, se producen por toda España. Las grandes ciudades caen en manos de los republicanos aunque el campo sigue siendo monárquico. El Rey abandonado por todos, deja España, proclamándose la Segúnda República el día 14 de Abril, que ante el vacío de poder, había encontrado su ocasión.

Con la reforma de Azaña, "NUMANCIA" al mando del Coronel D. Aquilino Castro Matos, que lo ostentaba desde 1930, se fusiona con el Regimiento "Santiago" el 5 de Julio de 1931 y forman el Regimiento de Cazadores número 9, de guarnición en Barcelona.

Durante este período es nula la información que se ha podido obtener pues existe un vacío en toda aquella que se ha consultado, estimando que "NUMANCIA" más que fusionarse, desaparece hasta 1934, en que con el triunfo de las derechas en España que reorganizan el Ejército, vuelve a renacer al concederle el nombre de "NUMANCIA" al Regimiento de Cazadores número 6 de guarnición en Vitoria, compuesto por los Escuadrones Tercero y Cuarto y la Segunda Sección de Ametralladoras del Regimiento de Cazadores número 9, el cual recibe el nombre de "Santiago". Es nombrado Coronel del Regimiento "NUMANCIA" el Coronel D. Salvador Portillo Belluga y la Unidad pasa a pertenecer a la Tercera Brigada de Caballería. Posteriormente, en fechas que no han podido ser determinadas, el mando del Regimiento es ostentado por D. Luis Campos Guereta Martínez.

La victoria del Frente Popular en las elecciones de 1936 y los sucesos que llevaron al asesinato del Teniente Castillo de la Guardia de Asalto y del líder conservador Calvo Sotelo, detonaron el explosivo situado entre las "Dos Españas", dando lugar al comienzo de una nueva guerra civil.

Al iniciarse el alzamiento de una parte del Ejército, una fracción de "NUMANCIA" se une al mismo y el 15 de Agosto emprende la marcha a Ávila, encuadrado en la columna del Teniente Coronel Monasterio, cuya misión era enlazar con las columnas que, desde Andalucía, avanzaban hacia Madrid. Entre el 3 y 5 de Septiembre se ataca Puerto del Pico (en plena Sierra de Gredos) y se establece el enlace. El 13 de Octubre parte a cooperar en el socorro a Toledo, e integrado posteriormente en la columna del Teniente Coronel Cebollino, avanza en dirección Oeste sobre Madrid, ocupando Navalcarnero a finales de 1936, sufriendo entre el 12 y el 16 de Enero de 1937 un importante ataque de carros "rusos" y de Infantería en la zona de las Rozas-Casa Castillo, que le ocasiona un número elevado de bajas pero conservando el pueblo. En esta acción fallece por las heridas recibidas el Capitán D. Francisco Enríquez Botella, al que se le concede la Cruz Laureada de San Fernando el 31 de Marzo de 1944.

Encontrándose el Regimiento en la localidad de Cubas (próxima a Villaviciosa de Odón), se produjo la primera reorganización de las tropas del Ejército Nacional. Se crea el Regimiento número 1 formado por el Grupo de Escuadrones de "NUMANCIA" (Tercer y Cuarto Escuadrones y Segunda Sección de Ametralladoras), el Tercer Escuadrón de Regulares de Alhucemas y el Segundo Escuadrón y la Sección de Ametralladoras de Villarrobledo. Mandaba esta fuerza el Comandante de Caballería D. Jesús Velasco Santias, ascendido a Teniente Coronel a mediados de 1937, y quedaba encuadrada la citada fuerza en la Brigada de Caballería (constituida por tres Regimientos). El Regimiento número 1 formó parte de la columna del Coronel Asensio.

La madrugada del día 11 de Febrero sale el Regimiento con la Brigada de Caballería (a las órdenes del Coronel Cebollino) para forzar el paso del río Jarama, defendido por las tropas enemigas. La columna que establece el contacto por choque, al mando del Coronel Barrón, cruza el puente de Pindoque bajo un intenso fuego enemigo, y logra pasar el río. Por el coraje y valentía demostrados, el Regimiento es felicitado por el General Varela. El día 18 de Febrero marcha al flanco derecho del Pingarrón el Cuarto Escuadrón de "NUMANCIA" y el Tercero de Regulares, apoyados por el Tercer Escuadrón del Regimiento; soportando intenso fuego del enemigo, rechaza todos los ataques del mismo durante el mes de Marzo.

El 6 de Mayo de 1937 es relevado de sus posiciones en el Pingarrón y marcha a Valdemoro, recibiendo también una felicitación por sus acciones en las citadas posiciones por el General Orgaz. Desde el 11 de Mayo hasta el 14 de Junio el Regimiento presta servicio de vigilancia en el río Tajo, partiendo el 18 de Julio con la columna del General Barrón para operar en el campo de batalla de Brunete, ante la ofensiva republicana, ocupando y guarneciendo dicho pueblo el día 24, no sin sufrir un intenso fuego y bombardeo.

Sólo una cita, importante además, del resto del Regimiento antes de la creación de este Grupo de Escuadrones de "NUMANCIA", olvidada de los historiales que obran en nuestro poder. El Sexto Escuadrón del Regimiento, del cual desconocemos casi todas las acciones en las que intervino durante esta guerra, por no estar reflejado en cuanta documentación se ha consultado, llevó a cabo según B.O.E. números 591 y 136 de 5 de Junio de 1938 y 16 de Mayo de 1939, respectivamente, la acción heroica de las Minas de Orduña (Vizcaya), por la que se le concedió la Cruz Laureada Colectiva al citado Escuadrón y la individual a su Capitán D. Adolfo Esteban Ascensión. Dicha acción comienza el 26 de Mayo de 1937 previa orden de la ocupación a las fuerzas nacionales del sector de las posiciones de San Pedro y las Minas, la cual se lleva a cabo por el Sexto Escuadrón del Regimiento, Segunda y Tercera Compañías del Tercio de Requetés de la Virgen Blanca y la 25 Batería del 11 Regimiento de Artillería Ligera, logrando sus objetivos y cogiendo numerosos prisioneros y material. En la madrugada del día 27, después de una intensa preparación artillera fue contraatacada la posición de Las Minas por fuerzas republicanas constituidas por cuatro Batallones, siendo rechazadas por el Sexto Escuadrón que combatía pie a tierra, en las mismas alambradas de la posición. Cuando la situación era muy crítica por las bajas sufridas, se ordenó el ataque al arma blanca, y ante la acometida de nuestro Escuadrón, el enemigo se retiró desordenadamente dejando abandonados numerosos muertos. En la madrugada del día 31, atacó de nuevo el enemigo con gran violencia y en grandes masas por todo el frente, obligando al repliegue de las avanzadillas de nuestras fuerzas, intensificando el ataque dentro de las alambradas y llevando a cabo el Escuadrón de "NUMANCIA" un brioso contraataque que rechazó al enemigo haciéndole ochocientas bajas.

El 2 de Agosto, el Grupo de Escuadrones del Regimiento pasa a formar parte de la División de Caballería, llegando a Zaragoza el día 31 del mismo mes para reforzar al Ejército Nacional ante la ofensiva desencadenada por el enemigo sobre Belchite (Zona del Ebro), donde permanece reforzando la defensa del pueblo de Mediana, sufriendo continuos ataques e intenso fuego de las fuerzas republicanas.

Todas las acciones que resumidamente se relatan están muy detalladas en el Diario de Operaciones del Regimiento número 1 de la guerra civil española, que se encuentra archivado en la biblioteca del Regimiento. Se trata de seguir cronológicamente aquellas acciones importantes que realizó "NUMANCIA" durante la citada guerra, sin entrar en detalle para no cansar al lector.

El 30 de Septiembre de 1937 nos encontramos al Regimiento otra vez de vigilancia en un sector del río Tajo, en las cercanías de Molina de Aragón (Guadalajara), trasladándose al frente de Teruel y más concretamente a la zona de Caminreal y Bañón, a consecuencia de una nueva ofensiva del Ejército republicano. Sería aquí, en la defensa ante esta ofensiva, donde con toda la División de Caballería, "NUMANCIA" realiza el 6 de Febrero de 1938 la última carga a caballo de la historia de España: la de la batalla de Alfambra en las proximidades del pueblo de Argente (Teruel).

El día 21 emprende la marcha el Regimiento en vanguardia de la División de Caballería para situarse en las proximidades de Teruel (Torrijo del Campo) contribuyendo al cerco de esta capital. A partir del 2 de Marzo actúa en el bajo Aragón: Lécera, Calanda, Alcañiz y Castelserás, serán escenarios de las principales acciones, hasta el día 25 que, formando parte del C.T.V. italiano, participa en la ofensiva sobre Valencia que corta en dos la zona republicana.

En Abril pasa al gran sector de Gandesa, donde le sorprenderá la última gran ofensiva del Ejército republicano que daría lugar a la batalla del Ebro. Entre Villalba de los Arcos y Gandesa sostiene sus posiciones, en una hazaña histórica por lo virulento del ataque en tan poco espacio, sobre todo los días 27, 28 y 30 de Julio de 1938. Dos pequeñas cotas separadas unos 600 metros en el Km. 7.100 de la carretera de Villalba de los Arcos a Gandesa, es el escenario más encarnizado de este combate; en una, las fuerzas republicanas, en la otra el Regimiento junto al Tercer Escuadrón de Regulares, sostienen un intenso fuego y continuas acciones por la apertura de la brecha y la defensa de la línea, respectivamente. Aún hoy, visitando el lugar, se pueden localizar restos humanos y material diverso de la batalla. Grande fue la importancia que tuvo dicho combate para ambos Ejércitos y decisiva la participación del Regimiento.

Durante el mes de Agosto estuvo de reserva en el sector de Gandesa, trasladándose posteriormente a la zona de Fraga y Lérida, con igual cometido hasta el día 25 que ocupa el macizo de Mondedeu. El día 29 de Diciembre cubriendo el flanco izquierdo del Cuerpo de Ejército de Navarra (llevando a su derecha la Segunda Brigada, que se apoya en el Ebro) ocupa la línea de alturas que dominan el pueblo de Torre Español.

Durante este año de 1938, mantuvo la siguiente orgánica: PLM del Regimiento (la del antiguo "NUMANCIA"), Primer Grupo de Escuadrones de Regulares de Alhucemas, Segundo Grupo de Escuadrones de "NUMANCIA" (compuesto por los Escuadrones Tercero y Cuarto de "NUMANCIA" y Pelotón de Ametralladoras FIAT) y Escuadrón de Ametralladoras (compuesto de Primera Sección de Villarobledo, Segunda Sección de "NUMANCIA" y Pelotón de Morteros de "NUMANCIA").

Continúa las operaciones en Enero de 1939 por la Sierra de Montsant, participando en la ofensiva sobre Cataluña (afecto al C.T.V. italiano), llegando el día 25 a Olot y ocupando en los días sucesivos los pueblos de Castellar, San Feliú de Roco, Semenat, Caldas de Mombuy, Llerona y La Garriga. El 11 de Marzo marcha a Ávila para participar en la ofensiva sobre Madrid, en la que actúa en las cercanías del pueblo de Almonacid, cubriendo el flanco del Ejército de Navarra. Después de diversas acciones menores, ocupando pueblos sin resistencia enemiga, le sorprende el final de la guerra en la Mota del Cuervo (Cuenca). El día 19 participa en el desfile que con motivo de la victoria se celebra en Madrid, pasando a acantonarse después en Aranjuez.

Acabada la guerra civil hay que reorganizar el enorme Ejército existente, precísamente cuando comienza el aislamiento internacional de España. La escasa entidad del Arma de Caballería hace que su peso específico no sea grande y deberá posponer sus intereses a los del conjunto del Ejército.

El 24 de Julio de 1939, la División de Caballería se reorganiza con tres Regimientos denominados "A", "B" y "C" (los "A" y "B", de sables). El Cuarto Escuadrón de "NUMANCIA" y la Sección de Ametralladoras se integran en el Regimiento 'A", el Tercer Escuadrón se integra en el Regimiento "B".

En el año 1940, por una Instrucción del Estado Mayor Central del Ejército dictada el mes de Abril, sirviendo de base el Grupo de Exploración y Explotación número 4, se forma el Regimiento Mixto de Caballería número 14, de guarnición en Barcelona, unidad que más tarde se habría de transformar en el "NUMANCIA" actual.

En 1943, el Regimiento Mixto toma la estructura y la denominación de Regimiento de Caballería Independiente número 14 y al año siguiente, en cumplimiento del Decreto de 21 de Diciembre de 1943 (D.O. número 1 de 1944) recupera su antiguo nombre de Regimiento de Caballería Cazadores de "NUMANCIA" número 9, recogiendo el historial del antiguo "NUMANCIA" y el del Regimiento de Cazadores de Tetuán. Es nombrado Coronel Jefe D. Julio Pérez Salas García, siendo la fuerza del Regimiento totalmente a caballo. Unos años después, en 1948, toma el mando del Regimiento el Coronel de Caballería D. Manuel López Pascual.

En 1951 se crean cinco Brigadas de Caballería con los Regimientos independientes, formando "NUMANCIA" y "Lusitania" la Primera Brigada. Pese a tanta reorganización, a finales de 1954 es, todavía, uno de los cuatro Regimientos del Arma de Caballería que aún permanecen íntegramente a caballo. El escaso número de carros de combate hace que la Caballería vaya siendo relegada a misiones de reconocimiento y seguridad. Durante estos años se suceden en el mando del Regimiento los Coroneles de Caballería D. Jesús Hernández Marchena (1951), D. Luis Indart Villareal (1952), D. Mariano Gómez Vega (1953), D. Luis de la Chapelle Hernando (1954) y D. Ismael Moral y Moral (1957-1959).

En 1958 se crean las Divisiones llamadas "Pentómicas", cada una con una Agrupación Blindada de Caballería, por lo cual, según IG. número 5 de 11 de Junio de 1960, dimanante de la Instrucción 160/1125 del Estado Mayor Central del Ejército, se trasforma el Regimiento en Agrupación Blindada "NUMANCIA" número 9, pasando a depender de la División de Infantería, recibiendo los primeros carros de combate (tipo M4). Esta reorganización es un intento serio de efectuar una profunda modernización en todo el Ejército, copiando la estructura del Ejército Americano. El mando de "NUMANCIA" en 1960 lo ostenta el Coronel D. Lorenzo Aguirre Erdocia siendo relevado en 1961 por el Coronel D. José María Ortega Costa.

Por instrucción de 11 de Marzo de 1963, el toma la denominación de Regimiento Blindado de Caballería "NUMANCIA" número 9. Dos años después, otra disposición oficial del mismo rango, como consecuencia de otra reorganización, ahora bajo modelo francés, lo denomina Regimiento de Caballería Acorazado de Montaña "NUMANCIA" número 9, dependiente de la División de Montaña "Urgel" número 4, integrada en las Fuerzas de Defensa Operativa del Territorio (DOT), con guarnición en Barcelona.

La aplicación del Plan META por el Estado Mayor del Ejército, en 1982, encuadra al Regimiento en la Brigada de Caballería de nueva creación "Castillejos" II, transformándose en el Regimiento Ligero Acorazado "NUMANCIA" número 9, con guarnición en Zaragoza, incorporándose a la misma en Mayo de 1987. Junto al Regimiento forman la Brigada los Regimientos de Caballería "España" número 11 y "Pavía" número 4.

Desde 1965 en el Mando de Regimiento se suceden los Coroneles D. Fernando Herrejón Vázquez (1965), D. Manuel Díaz Calderón (1968), D. Ángel Pizarro Rodríguez (1970), D. José Cano Medrano (1972), D. Antonio Calavia Moreno (1974), D. José Valdés Cabanas (1977), D. José de Tuero y Reina (1982), D. Francisco Enríquez Entrecanales (1983), D. Germán León Quintero (1985), D. Juan de la Figuera Sarabia (1987) y D. Jesús Gayán Cubero (1989).

En la fecha en que se edita por primera vez este libro (1992), el Regimiento estaba dotado de Carros de Combate M-47E1, Transportes Oruga Acorazados (TOA,s. M113A1 y A3) y Vehículos de Exploración de Caballería (BMR-625 VEC) ostentando el mando el Coronel de Caballería DEM. D. Eduardo Gavira y Pérez de Vargas.

Desde que este libro se cerró, y hasta la fecha, se han sucedido en el mando de este Regimiento los siguientes Coroneles: D. Jaime de la Nogal Núñez (Enero 1992), D. Aurelio Madrigal Díez (Febrero 1994), D. Juan María Silvela Milans del Bosch (Febrero 1996),  D. Juan Estaire Arrazola (Febrero 1998), y D. José Enrique de Ayala y Marín (Febrero 2000).

En aplicación del Plan RETO, el Regimiento queda organizado en: Mando, Plana Mayor de Mando, Escuadrón de Plana Mayor y Servicios, Grupo Ligero Acorazado (en base a tres Escuadrones Ligeros Acorazados) y Grupo Mecanizado (en base a un Escuadrón Mecanizado y un Escuadrón de Carros).

A partir de 1993, se empezó a renovar con ritmo creciente el armamento y material, siendo sustituidos los Carros M-47 por los AMX30 EM2, recibiendo TOA,s PC y Mercurio, BMR con puesto de tiro Milan y TOW, visores nocturnos, FUSA,s Cetme L y LV, pistolas Llama M82, y otras armas como el lanzagranadas automático LAG-40. Así mismo, en 1999 se recibieron los primeros BMR M-1 modernizados.

Como hechos más destacados llevados a cabo por unidades o personal de este Regimiento en estos últimos años, citaremos:

- Un ELAC, al mando del Capitán Jefe del ELAC-3, D. Pedro Belmonte Rodríguez, es destacado a la ex-Yugoslavia, como parte de la AGT "Málaga" en Misión Humanitaria, desde Noviembre de 1992 hasta Abril de 1993.

- Un ELAC, al mando del Capitán D. Manuel Gascón Muñoz, Jefe del ELAC-2 es destacado, igual que el anterior, encuadrado en la AGT "Aragón", desde Octubre de 1995 a Mayo de 1996.

- Un Grupo Táctico, al mando del TCol. D. José María Sánchez-Feijóo López, Jefe de la PLMM del Regimiento, se integra en SPABRI I (IFOR) en Enero de 1996, al aplicarse el Plan de Dayton en Bosnia-Herzegovina, hasta Julio del mismo año. Uno de los ELAC de dicho Grupo fue mandado por el Capitán del "NUMANCIA" D. Gonzalo García Abancens.

- Dentro de SPABRI  VIII organizada en base a la BRC. "Castillejos" II,  constituye el Grupo Táctico "Teruel", aportando asimismo diversos cuadros de mando para el Cuartel General de la Brigada.

- En otras unidades destacadas en estas mismas misiones, ha sido numeroso el personal de este Regimiento que ha sido encuadrado.

- El 23 de noviembre de 1999 la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza entrega un banderín al ELAC 2, en un acto celebrado con motivo del hermanamiento de esta Institución con la Brigada de Caballería "Castillejos" II.

- El 18 de febrero del año 2000 la asociación cultural "Los Sitios de Zaragoza" nombra  al Regimiento Socio de Honor, entregándole una medalla conmemorativa.

Asimismo, en numerosas ocasiones se ha participado con personal y/o unidades en ejercicios de carácter internacional como los FLECHA, en Francia y España, Dragon Hammer, en Italia, Spanish Falcon, en España con un Batallón holandés, etc., y entre los años 1998 y 2002 se mantiene organizado un Escuadrón Ligero a disposición de la Brigada AMF (L) de la OTAN.

A comienzos del año 1997, los grupos recibieron la denominación de "Cazadores de Tetuan" el GCLAC y "Dragones de Soria" el GCMZ. Como consecuencia, en Mayo del mismo año, la Ciudad de Soria entregó un Guión al GCMZ (esta Ciudad ya entregó el actual Estandarte al Regimiento en 1984).

 

 

HISTORIALES RECOGIDOS

 

1814

REGIMIENTO DE HÚSARES DE CATALUÑA

Creado en la Villa de Valls con la denominación de San Narciso, sobre parte de un escuadrón de caballería de igual nombre, formado en Gerona. Constó al principio de un solo escuadrón de tres compañías con sesenta caballos y once desmontados, pasando su primera revista el cinco de diciembre de mil ochocientos nueve. En 1811 ya estaba compuesto por tres escuadrones de igual fuerza que el primero. Siendo su Coronel D. Luis Decreef y adoptando el nombre de Húsares de Cataluña. Por Real Decreto de 1 de octubre de 1814 queda reformado, y el veintisiete del mismo mes se refundió con el Regimiento de Dragones de Numancia, 7º de Caballería.

 

 

1814

REGIMIENTO DE DRAGONES DE SORIA

TAMBIÉN LLAMADOS

CAZADORES DE SORIA Y CABALLERÍA DE AMOR

Creado de forma oficial en Villel, en agosto de 1811 por la Junta de Soria que logró reunir un centenar de caballos, otorgándole el mando a D. Antonio Camporredondo, que formó con los mismos un Escuadrón, al que denominó Dragones de Soria. Se cree que el centenar de jinetes procedían de una partida guerrillera que actuaba en la provincia de Soria, y más precisamente en Marsilla, sobre octubre de 1809. Entre el 6 y el 25 de Julio de 1810 absorbe al Regimiento de Húsares de la Rioja, quedando constituida su fuerza por tres escuadrones. Participa en diferentes hechos de armas en: Torralba (12DIC1810), Serón de la Jarina (10MAY1811), Verlanga (6JUL1811), Arnedilla (24AGO1811), Soria (18FEB1812), Logroño (12AGO1812), Cariñena (8NOV1812), Almunia (25DIC1812), otra vez en Logroño (12FEB1813), Alfaro (27JUN1813), reconquista de Zaragoza (8JUL1813), Sitio de Sagunto (1AGO1813), Tortosa (25OCT1813) y, por último, despliega en Jaca el 12 de diciembre de 1813. En Mayo de 1814, de su fuerza en revista desaparece el Primer Escuadrón y únicamente quedan el Segundo y el Tercer Escuadrón con 135 y 129 hombres. El 27 de Octubre de 1814, el Tercer Escuadrón desaparece y el Segundo Escuadrón pasa a formar parte del Regimiento "Numancia". A comienzos de 1997, los Grupos del Regimiento recibieron la denominación de los Historiales de Unidades Heredados, de tal forma que el Grupo Mecanizado II/9 pasa a denominarse "DRAGONES DE SORIA". Entregando la Ciudad de Soria en mayo del mismo año un Guión al citado Grupo (mostrado en la ilustración). Esta Ciudad ya entregó el actual Estandarte al Regimiento en 1984.

 

 

1944

REGIMIENTO DE CAZADORES DE TETUÁN

Fue creado el 1 de marzo de 1869 como Cazadores de Tetuán Nº 5, numeración heredada del Regimiento 5º de Caballería. En 1874, se cambió su numeral por el Nº 17, que mantuvo hasta su desplazamiento a Barcelona en 1931. En aquel entonces, adopta en su Estandarte los colores republicanos y dedicado al Regimiento de Caballería Nº 10. En 1944 es disuelto, heredando su Historial el Regimiento de Caballería "Numancia". La ilustración muestra el Estandarte del Regimiento de Caballería "Cazadores de Tetuán" Nº 17 (1903-1931). De igual forma que el Grupo Mecanizado II/9 adoptó la denominación de "Dragones de Soria", el Grupo Ligero Acorazado I/9 adoptó la de "CAZADORES DE TETUAN".